Ir al contenido principal

Entradas

Queísmo y dequeísmo

Pastillitas de saber: hoy Queísmo y dequeísmo Hay queísmo cuando se omite una preposición, generalmente «de», en contextos en que es necesaria la secuencia «de + que» u otras fórmulas de preposición + que. Error: "Lo convencí que se presentara al examen"   Uso correcto: "Lo convencí de que se presentara al examen" Una frase tiene dequeísmo cuando se usa innecesariamente la preposición «de» entre el verbo y la conjunción «que». Error: "Es posible de que mañana llueva" Uso correcto:  "Es posible que mañana llueva" PAUTAS PARA IDENTIFICAR EL QUEÍSMO Y DEQUEÍSMO Hay que convertir la expresión que nos hace dudar en frase interrogativa. Si necesitamos la preposición «de» para hacer la pregunta, en la frase de nuestra duda también se empleará esta preposición. Él dijo de qué Al transformar a interrogativa la frase «él dijo de que...», se obtiene una pregunta inconsistente: «¿de qué dijo él?». Otro método para reconocer el error consiste en sustituir l
Entradas recientes

¿Cómo se originó el lenguaje y por qué “es un problema difícil para la ciencia”?

Este artículo forma parte de la versión digital del Hay Festival Cartagena, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad colombiana entre el 22 y el 31 de enero de 2021 . La gran mayoría de las especies que habitan nuestro planeta se comunican de alguna forma. Pero ninguna tiene algo que se asemeje al lenguaje de los humanos. El lenguaje en sí mismo es bastante difícil de definir, ya que tiene, por ejemplo, expresiones transitorias que no dejan rastro, nunca es estacionario, cambia con el tiempo, es infinitamente flexible y casi mundialmente presente. Lo cierto es que la complejidad de nuestro lenguaje, cualquiera sea el tipo que utilicemos, nos hace únicos. Nos permite interactuar con nuestros pares y nos habilita a hablar del pasado, del presente o del futuro y transmitir conocimiento. “La información compleja inferida que compartimos se basa en el idioma, entonces es increíblemente importante”, dijo Wendy Sandler, profesora emérita de Lingüística de la Univer

Lenguaje inclusivo 2020

Por: Virginia Bertolotti* «Eso solo lo entendés vos que sos lingüista… y a nadie más le importa».  Para mis alumnos de Lengua II de 2020. Este texto es hijo del coronavirus, y la frase del epígrafe fue dicha por una mis hijas cuando hablábamos sobre el tema. Todos los años trato este tema en clase, pero este año no va a ser posible hacerlo de la misma manera. No he visto a mis alumnos más que una vez y no voy a tener la oportunidad de discutir con ellos, sabiendo que mis respuestas y argumentos no conformarán a muchos.  En la fantasía de reproducir el salón de clase, combino en este texto la presentación general de algunas cuestiones que ya he escrito con preguntas que me suelen hacer, y quizá también me hubieran hecho este año, mis alumnos. Casi un lustro atrás, en 2016, escribí un texto que trataba el tema del así llamado «lenguaje inclusivo». En aquel entonces, en aquel mundo ahora tan lejano, con ocasión del Día del Idioma, la Academia Nacional de Letras conjuntamente con la Fac

Estrenamos canal de Youtube

  ¡Por estos días en Correctores en la Red no paramos! Además del flamante lanzamiento de la primera temporada del podcast de Pastillitas de S aber estrenamos canal en Youtube con videos nuevos. ¡Los esperamos!

El podcast de Pastillitas de saber

Pastillitas de saber estrena podcast Spotify  y Apple podcast Episodios estrenos en el programa Club de narración de FM 89.5. todos los miércoles 22:30

Cuentos: Hoy Felisberto Hernández

Cuento completo El Cocodrilo. Felisberto Hernández Publicado en Marcha , 1949. El cocodrilo En una noche de otoño hacía calor húmedo y yo fui a una ciudad que me era casi desconocida; la poca luz de las calles estaba atenuada por la humedad y por algunas hojas de los árboles. Entré a un café que estaba cerca de una iglesia, me senté a una mesa del fondo y pensé en mi vida.  Yo sabía aislar las horas de felicidad y encerrarme en ellas; primero robaba con los ojos cualquier cosa  de la calle o del interior de las casas y después la llevaba a mi soledad. Gozaba tanto al repasarla que si la gente lo hubiera sabido me hubiera odiado. Tal vez no me quedara mucho tiempo de felicidad. Antes yo había cruzado por aquellas ciudades dando conciertos de piano; las horas de dicha habían sido escasas, pues vivía en la angustia de reunir gentes que quisieran aprobar la realización de un concierto; tenía que coordinarlos, influirlos mutuamente y tratar de encontrar algún hombre que fuera activo. Casi

Cuentos: Hoy Ray Bradbury

Cuento completo: El otro pie Ray Bradbury Publicado en  The Illustrated Man , 1951. Traducción de Francisco Abelenda.  El otro pie Cuando oyeron las noticias salieron de los restaurantes y los cafés y los hoteles y observaron el cielo. Las manos oscuras protegieron los ojos en blanco. Las bocas se abrieron. A lo largo de miles de kilómetros, bajo la luz del mediodía, se extendían unos pueblitos donde unas gentes oscuras, de pie sobre sus sombras, alzaban los ojos. Hattie Johnson tapó la olla donde hervía la sopa, se secó los dedos con un trapo, y fue lentamente hacia el fondo de la casa. —¡Ven, Ma! —¡Eh, Ma, ven! —¡Te lo vas a perder! —¡Eh, Ma! Los tres negritos bailaban chillando en el patio polvoriento. De cuando en cuando miraban ansiosamente hacia la casa. —Ya voy —dijo Hattie, y abrió la puerta de tela de alambre—. ¿Dónde oísteis la noticia? —En casa de Jones, Ma. Dicen que viene un cohete. Por primera vez después de veinte años. —¡Y con un hombre blanco dentro! —¿Cómo es un hombr