Ir al contenido principal

Elena Poniatowska


Elena Poniatowska Premio CervantesLa escritora y periodista mexicana, de 81 años, fue premiada en el 2013 con el máximo galardón a las letras hispanas por su "brillante trayectoria" y su "compromiso con la historia contemporánea", según destacó el Ministerio de Cultura de España. "Creo que escribo porque es mi manera de estar sobre la tierra, de justificar mi presencia", dijo la autora de La piel del cielo, al recibir la noticia.

 El jurado la ha escogido por su “brillante trayectoria literaria en diversos géneros, de manera particular en la narrativa y en su dedicación ejemplar al periodismo. Su obra destaca por su firme compromiso con la historia contemporánea. Autora de obras emblemáticas que describen el siglo XX desde una proyección internacional e integradora. Elena Poniatowska constituye una de las voces mas poderosas de la literatura en español de estos días”. El galardón, uno de los más prestigiosos de las letras españolas, ha sido otorgado solo a otras tres mujeres en sus 37 convocatorias, uno de los premios con menor número de mujeres ganadoras [10%], la española María Zambrano lo obtuvo en 1988, la cubana Dulce María Loynaz en 1992 y la española Ana María Matute en 2010.

 
"Para mí es una gran sorpresa. Me despertaron con esa llamada y ha sido una enorme alegría, desde luego", dijo la mujer, quien en los próximos días publicará una biografía sobre su esposo fallecido en 1988, Guillermo Haro, un hombre dedicado a la astronomía y a la física. "Yo espero que él me lo esté enviando porque él está cerca del cielo. Y supongo que sacar un premio como éste pues es un regalo del cielo", apuntó.

La escritora mexicana dijo a EFE que todavía sigue "haciendo muchísimo periodismo", que ese es su oficio. "Ha sido toda la vida y además fue mi manera de conocer a mi país porque yo nací en Francia", explicó. Sin embargo, admitió que la ficción es un terreno que la cautiva y donde hoy se siente muy a gusto.
"Igual que dijo (Gabriel) García Márquez 'Yo escribo para que me quieran', eso hace mucho tiempo, yo creo que escribo porque es mi manera de estar sobre la tierra, de justificar mi presencia", definió y sostuvo que, para ella, "escribir también fue una forma de participación" en los asuntos públicos de su país.
"He tratado con los libros y con el periodismo en que se llegue a un México donde los jóvenes tengan oportunidades. A mí me preocupa muchísimo que se vayan a perder generaciones de jóvenes", apuntó Poniatowska, quien se convirtió en la cuarta mujer que recibe el Premio Cervantes en los 38 años de vida que tiene el galardón. Las anteriores fueron las españolas María Zambrano (1988) y Ana María Matute (2010), y la cubana Dulce María Loynaz (1992).
Poniatowska es autora de libros como "Hasta no verte Jesús mío" (1969), "La noche de Tlatelolco" (1971), "Tinísima" (1991), "La piel del cielo" (2001), "El tren pasa primero" (2006) y "Leonora" (2011).
En esta edición volvió a cumplirse la ley no escrita que cada año reparte alternativamente el premio entre Latinoamérica y España, después de que en 2012 recayera en el escritor ibérico José Manuel Caballero Bonald, que formó parte del jurado que falló a favor de Poniatowska.



Helène Elizabeth Louise Amelie Paula Dolores Poniatowska Amor nació el 19 de mayo de 1932, aunque existe una confusión porque Emmanuel Carballo citó 1933 en la Antología de Jóvenes Cuentistas Mexicanos.
Su madre, Paulette, se llamaba en realidad Dolores Amor y nació en 1913 en París, hija de una familia porfiriana exiliada tras la revolución. En París se casó con otro exiliado, el heredero de la corona polaca Jean Evremont Poniatowski Sperry, y en París nacieron Helène y Sofía, a quien todos llaman Kitzia. Heredó el título de princesa de Polonia, aunque ella misma afirma que le importa muy poco y no frecuenta a su familia europea, que la llama "La Princesa Roja".
En 1941 Paulette huyó de la Segunda Guerra Mundial con sus hijas. Mexicana por herencia, decidió refugiarse en este país. El padre de Elena, que se había alistado en el ejército francés combatió en la guerra hasta que terminó y fue a reunirse con su familia. En 1947 nació Jan, el tercer hijo del matrimonio. Su padre fundó los laboratorios Linsa, donde Elena trabajó como secretaria por un corto tiempo, pero los laboratorios se hundieron y abrió entonces un restaurante, con el que tampoco tuvo éxito.
Por entonces se hacía cargo de las niñas Magdalena Castillo, su nana desde que tenía 18 años y que dedicó toda su vida a cuidarla. Fue también su maestra de español, ya que sus padres no creyeron importante que lo estudiase pensando que lo aprendería "en la calle". En 1949 la enviaron a un internado religioso en Estados Unidos del que regresaría en 1952.
Destinada en principio al matrimonio con un príncipe europeo, Elena decidió sin embargo dedicarse al periodismo. En 1953 empezó a trabajar en el Excelsior escribiendo crónicas de sociales que firmaba como Helène. Con las monjas aprendió de religión pero no de la realidad del mundo, de su vastedad. México seguía siendo para ella un país desconocido. Resultó una osadía lanzarse a entrevistar a los grandes artistas mexicanos, de quienes nada sabía.
Un año permaneció en Excélsior, y de ahí pasó a Novedades, donde se ganó un público que la seguía gracias a sus textos impredecibles.
En 1955 publicó su primera novela, Lilus Kikus. También nació Emmanuel, su primer hijo.
En 1965 recorrió Polonia en compañía de su madre, mientras el niño permanecía interno en Suiza. Un cambio determinante comenzó, entonces, a operarse en ella. Envió a Novedades una serie de crónicas en que cuestionaba el sentido de moral establecido, el de justicia y, en general, el absurdo de la vida. Su relación con el dibujante Alberto Beltrán, socialista férreo, vino a afianzar este modo nuevo de pensar y de sentir. Elena adquirió un compromiso con México. Con Beltrán publicó Todo empezó en domingo, crónicas de los paseos dominicales de los marginados.
En una azotea de la calle de Revillagigedo, Elena Poniatowska se vio deslumbrada por una lavandera que hablaba fuerte y con sabiduría: Josefina Bórquez. Una larga entrevista con este personaje formidable se acabó convirtiendo en la novela Hasta no verte Jesús mío, con la que ganó el Premio Mazatlán de Literatura.
En 1968 contrajo matrimonio con el astrofísico Guillermo Haro, con el que tuvo dos hijos: Felipe y Paula. En esa época decidió legalizar su nacionalidad mexicana. Elena escribió ese mismo año un reportaje sobre la tragedia de Tlatelolco que Novedades no quiso publicar, ni publicó tampoco su entrevista con Oriana Fallaci, herida durante el incidente. Meses murió su hermano Jan en un accidente automovilístico. Su padre, completamente desmoronado, murió en 1979.
Elegido presidente Luis Echeverría, secretario de Gobernación durante el sacrificio de 1968, concedió el premio literario Xavier Villaurrutia a Elena Poniatowska en 1971 por La noche de Tlatelolco, pero ella lo rechazó. En 1979 recibió el Premio Nacional de Periodismo
Cronista del terremoto del 85 y del conflicto de Chiapas, sigue compaginando su labor periodística con la literaria. En 1992 publicó una novela que le llevó diez años escribir, Tinísima, e inmediatamente se puso a trabajar en Luz y luna, a la que le siguió T. Tauri. Aunque padece de una insuficiencia biológica que le produce continuas depresiones, Elena dedica buena parte de su vida a escribir novelas, cuentos, poemas, artículos, entrevistas y sobre todo prólogos y presentaciones de libros. Desde hace más de 20 años dedica los jueves a dar clases en un taller literario en la casa de Alicia Trueba. Habla a diario con su madre y con Juan Antonio Ascencio, el erudito del idioma que resuelve todas sus dudas. Vive en Chimalistac con sus dos hijos menores, los gatos Silvana y Gazpacho, la perra Loba y una fila interminable de visitas.
Es doctora Honoris causa por la Universidad de Sinaloa, por la de Toluca, por la de Columbia ( Nueva York) y por la de la Florida en Miami, pero el título del que se siente más orgullosa es el de abuela.
En 2011 gana el Premio Biblioteca Breve con la novela Leonora y dos años más tarde se convierte en la cuarta mujer en obtener el prestigioso Premio Cervantes.

Obras
·        
1.         Lilus Kikus. Ciudad de México: Los Presentes, 1955. Novela.
2.         Todo empezó en domingo. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica de España, 1960
3.         Los cuentos de Lilus Kikus. Xalapa: Universidad Veracruzana, 1967. Cuentos.
4.         Hasta no verte, Jesús mío. Ciudad de México: Era, 1969. Novela.
5.         La noche de Tlatelolco. Ciudad de México: Era, 1971
6.         Querido Diego, te abraza Quiela. Ciudad de México: Era, 1978
7.         Gaby Brimmer, 1979
8.         De noche vienes, 1979
9.         Fuerte es el silencio. Ciudad de México: Era, 1980
10.       El último guajolote, 1982
11.       Querido Diego, te abraza Quiela y otros cuentos, 1984. Cuentos.
12.       La flor de lis. Ciudad de México: Era, 1988
13.       Nada, nadie. Ciudad de México: Era, 1988
14.       Tinísima (Vida de Tina Modotti). Ciudad de México: Era, 1992. Novela.
15.       La piel del cielo. Madrid: Alfaguara, 2001. Novela.
Ganadora del IV Premio Alfaguara de Novela 2001
16.       Leonora. Barcelona: Seix Barral, 2011. Novela.
Ganadora del Premio Biblioteca Breve 2011


 Fuente: Escritoras.com, Página 12

Comentarios