lunes, 31 de diciembre de 2012

Los recomendados del año


Puesta a elegir los libros del 2012, ADN cultura decidió optar por una selección basada en el consenso de los integrantes de su redacción, antes que por un catálogo agobiante. Los acuerdos nunca son fáciles. Tampoco lo fueron esta vez. En principio la elección debía reflejar, de manera equilibrada, la diversidad de lo que se publicó en el año. No se tomaron en cuenta los libros de aparición demasiado reciente, que no llegaron a ser leídos con atención. También se decidió considerar tanto o más valiosas que las propias las elecciones de los escritores invitados. Con un par de excepciones, se prefirió no repetir lo ya señalado por ellos.
El año literario no puede resumirse, por supuesto, en veinte títulos (o cuarenta y cinco, si se suman aquéllos). La lista es apenas una dosis concentrada de lo que propone una actividad editorial que, más allá de los sellos tradicionales, sigue ramificándose en nuevos proyectos independientes que enriquecen la producción y, al mismo tiempo, la vuelven más difícil de abarcar.

La literatura argentina siguió dando a conocer obras a un ritmo intenso. Edgardo Cozarinsky, por ejemplo, publicó Dinero para fantasmas, un breve opus en que continúa explorando esa suerte de territorio nómade personal, entre la realidad y la ficción. Leopoldo Brizuela ganó el premio Alfaguara con Una misma noche, una poderosa novela sobre la dictadura. La argentina radicada en España Clara Obligado dio a conocer un interesante volumen de historias entrecruzadas ( El libro de los viajes equivocados , Páginas de Espuma). Daniel Guebel, cabe destacarse, publicó uno de sus mejores relatos, "La infección vanguardista", incluido en La carne de Evita (Mondadori).

En materia de ensayo, Hugo Beccacece reunió en Pérfidas uñas de mujer (Edhasa) artículos y crónicas que, más que una simple compilación, funcionan como el retrato de una sensibilidad. Alan Pauls, por su parte, juntó en Temas lentos (Universidad Diego Portales) artículos que oscilan entre el periodismo y la crítica cultural. Beatriz Sarlo recopiló en Ficciones argentinas (Mardulce) sus reseñas de la literatura local de los últimos años.

Los autores jóvenes (y no tanto) produjeron algunas obras interesantes en 2012. Iosi Havilio editó Paraísos (Mondadori); Alejandro García Schnetzer publicó una extraña y bella narración ( Andrade , Entropía), Selva Almada sorprendió con una poderosa historia que recuerda a la sureña Flannery O'Connor ( El viento que arrasa , Mardulce) y el cordobés Luciano Lamberti confirmó que es un cuentista original y eficaz ( El loro que podía adivinar el futuro ), Nudista.

Hubo una edición muy esperada: la que agrupa las últimas obras de una figura decisiva: Copi ( Teatro 2 , El Cuenco de Plata). Hubo también reediciones necesarias. Es el caso de El traductor (Eterna Cadencia), la novela de Salvador Benesdra, que se publicó originalmente hace más de una década. Su tema, la crisis ideológica de un intelectual de izquierda durante el menemismo, cobra una singular actualidad leída desde el presente, al mismo tiempo que su calidad literaria se vuelve inobjetable.

En materia de poesía, se publicaron inéditos de Leónidas Lamborghini ( El macró del amor , Paradiso), Jorge Aulicino reunió todos sus poemas en un solo volumen ( Estación Finlandia , Bajo la Luna) y hubo libros nuevos de Mirta Rosenberg y Arnaldo Calveyra.

En la órbita internacional -además de los títulos que se consignan aparte- Javier Marías reunió todos sus cuentos en Mala índole (Alfaguara) y Alessandro Baricco publicó Mr Gwyn (Anagrama). El chino Mo Yan, autor de Sorgo rojo, comenzó a circular en el país gracias a la concesión del Premio Nobel de Literatura. J.K. Rowling, la autora de Harry Potter, debutó en la ficción para adultos ( Una vacante imprevista , Salamandra). Un acontecimiento póstumo: la publicación de El rey pálido (Mondadori), la novela inconclusa del fallecido David Foster Wallace. El viaje de Kokoshkin (Adriana Hidalgo), del alemán Hans Joachim Schädlich, fue una agradable sorpresa editada localmente.

Uno de los fenómenos de la literatura extranjera (especialmente en la Argentina) tiene relación con los rescates de ese fondo sin fin en que parece haberse convertido el siglo pasado. Varios de esos autores son de origen inglés. De Alexander Baron se tradujo Jugador y de William Samson los relatos de No mires abajo (ambos en La Bestia Equilátera). De Patrick Hamilton, autor que inspiró a Hitchcock, salió Última resaca (Manantial). Fuera de la lengua inglesa, pueden anotarse Paulicea desvariada (Beatriz Viterbo), de Mário de Andrade, una obra clave del modernismo brasileño, o dos magníficos textos autobiográficos del formalista ruso Víktor Shklovski (Fondo de Cultura Económica).

En el terreno del pensamiento, Eudeba publicó inéditos de clásicos como Émile Durkheim y Lucien Lévy-Bruhl mientras el muy actual Pierre Rosanvallon visitó el país con libro bajo el brazo ( La sociedad de iguales , Manantial). Hubo también ediciones específicas: se publicaron los escritos completos del compositor estadounidense Morton Feldman ( Pensamientos verticales , Caja Negra) y un minucioso estudio sobre la obra del argentino Juan Carlos Paz ( Vanguardias al sur , de Omar Corrado, Universidad Nacional de Quilmes).

LA ELECCIÓN DE ADNCULTURA

Antigua luz 
John Banville
Alfaguara

La última novela del irlandés John Banville tiene una cualidad que la excede. Narra la historia amorosa entre un adolescente y la madre del mejor amigo, pero quien recuerda, ya adulto, es el actor teatral Alexander Cleave, protagonista de una novela previa (Eclipse) y sombra velada de otra (la memorable Imposturas), protagonizada, en parte, por su hija. Las virtudes individuales de Antigua luz se multiplican bajo el efecto de aquellos otros libros con los que -curiosamente- no forma tanto una trilogía como una zona de historias limítrofes, llenas de claroscuros.

Atlas portátil de América Latina 
Graciela Speranza
Anagrama

Finalista del premio Anagrama de Ensayo, esta original cartografía del arte latinoamericano actual hace dialogar de manera sorprendente y enriquecedora creaciones en apariencia distantes: la obra plástica de un artista brasileño puede entrar en contacto con una novela argentina, o el narrador chileno Roberto Bolaño con la artista mexicana Teresa Margolles. Subtitulado Artes y ficciones errantes, el libro permite distintas entradas, en un intento de acompañar "la potencia irreductible de la imaginación artística".

El absoluto literario 
Jean-Luc Nancy y Philippe Lacoue-Labarthe
Eterna Cadencia

La edición en francés es de 1978, pero recién hoy El absoluto literario encuentra versión completa en español. Nancy y Lacoue-Labarthe indagan ese núcleo incandescente que fue el primer romanticismo alemán para entender hasta qué punto la modernidad tuvo su momento clave en el grupo nucleado alrededor de los hermanos Schlegel. Además de sus análisis sobre las principales ideas del grupo, el libro vale por los textos románticos incluidos, que (traducidos directamente del alemán por especialistas argentinos) funcionan como una preciosa antología del movimiento.

El cuervo blanco 
Fernando Vallejo
Alfaguara

Además de novelista, el colombiano Fernando Vallejo es un notabilísimo biógrafo, como lo prueban sus trabajos dedicados a José Asunción Silva y Porfirio Barba Jacob. El cuervo blanco se centra en la vida y obra del filólogo Rufino José Cuervo. El escritor, un apasionado de la lengua y la gramática, se mimetiza con los métodos de su personaje y consigue un texto extraño, hipnótico y de un humor -como es habitual en el autor de La Virgen de los sicarios- irreverente.

Gente peligrosa
Philipp Blom
Anagrama 

Philipp Blom, autor de una minuciosa historia de la Enciclopedia francesa, entrecruza en este libro biografías con un estilo grato y talento de narrador nato. En este caso, sus temas son los debates en el interior de la Ilustración y los modos en que fueron sofocadas las voces más radicales (en materia de política, cultura, religión y sexualidad) en favor de pensadores moderados como Voltaire y Diderot o el contrailustrado Rousseau. Un fresco atrapante que no resigna su rigor.

Gongue 
Marcelo Cohen
Interzona

El Delta Panorámico, el espacio y el tiempo imaginados por Marcelo Cohen son ya un mundo con consistencia propia, fundado en la pura creatividad lingüística. En esta breve nouvelle, Cohen alcanza una síntesis entre la escritura barroca de sus primeros relatos y la transparencia de los recientes. En una zona anegada del Delta, Gabelio Tamper cuida de los bienes de su patrón Radaleno. Una estadía casi inmóvil, que le permite dedicarse también al rito de tocar el gongue, instrumento que contiene la música del Custodio. Su lengua campesina registra cada hecho como el pulso de un ritmo extático.

La experiencia dramática 
Sergio Chejfec
Alfaguara

Es usual que en las novelas de Sergio Chejfec haya caminantes más o menos a la deriva. En La experiencia dramática, dos amigos se encuentran para conversar una vez por semana mientras caminan por una ciudad, acaso Nueva York. No importa tanto el diálogo, sino ese arte de la digresión que el escritor argentino conduce con pericia distraída y perfecta. Las primeras páginas del libro, que asocian la divinidad con los mapas de Google, se cuentan entre las mejores de Chejfec.

Las leyes de la frontera 
Javier Cercas
Mondadori

En Soldados de Salamina (2001), Cercas encontró el tono exacto para abordar la tragedia de la Guerra Civil Española, y en Anatomía de un instante (2009), para narrar en clave de crónica un momento álgido de la democracia española. Las leyes de la frontera sorprende, en cambio, por su aparente déjà-vu: retoma el clima de algunas películas españolas de los años setenta y ochenta, protagonizadas por lúmpenes, pero la velocidad e intensidad narrativas que le imprime son implacables, de una perfecta contemporaneidad.

El modelo aéreo 
Leonardo Sabbatella
Mardulce

Con sólo 26 años, Leonardo Sabbatella inaugura su literatura con una novela ambiciosa y lúcida. La muerte de un profesor y el asesinato de un pintor son el núcleo de un conjunto de pequeñas escenas que forman un relato constante y, a la vez, dejan que la trama se escape hasta desaparecer. Como polaroids de un paisaje mayor que nunca se recompone, los capítulos cuentan detalles de la vida de personajes cercanos a los muertos o recorren los objetos y los lugares que los rodearon. Sabbatella logra una arquitectura brillante en la que cada parte es un punto de atracción de una totalidad innecesaria.

El poder, una bestia magnífica 
Michel Foucault
Siglo XXI

La obra de Foucault parece inagotable. A sus libros y seminarios, comienzan a sumarse ahora, en dosis, los textos incluidos en los tomos de Dits et écrits que habían quedado inéditos en español. La edición reúne distintos tipos de intervenciones, desde entrevistas hasta textos secundarios. Este primer volumen (le seguirán otros dos) se centra en cuestiones ligadas "al poder, la prisión y la vida." Además de su valor para los lectores entrenados en el pensador francés, funciona para el lego como una ágil introducción a algunas de sus ideas clave.

Informes de lectura 
Roberto Bazlen
La Bestia Equilátera

Bobi Bazlen fue un influyente editor triestino: famoso por introducir en Italia la obra de Freud y Musil, pero también por ser uno de esos escritores en potencia, sospechosamente geniales, que prácticamente no escribieron. Este breve libro reúne muchos de sus informes editoriales (tan informales que eran enviados como amenas cartas), que permiten entrever su inteligencia a la hora de leer toda clase de autores. También son impecables las cartas a su amigo Eugenio Montale, el gran poeta italiano, que completan el volumen.

Joseph Anton 
Salman Rushdie
Mondadori

Joseph Anton es el seudónimo que, combinando los nombres de pila de Conrad y Chéjov, Salman Rushdie inventó a pedido de Scotland Yard para ocultar su identidad luego de que la publicación, en 1989, de Los versos satánicos le valiera una condena a muerte del ayatolá Khomeini. Amparado por ese nombre y en una especie de velada autobiografía, Rushdie cuenta episodios de su vida durante esos años y menciona sus amistades y enemistades literarias y sus relaciones con varias celebridades, de Madonna a Hugh Grant.

La Folie Baudelaire 
Roberto Calasso
Anagrama

Calasso es uno de esos escritores cuya erudición encuentra en la prosa, inteligente y sin excesos, una perfecta aliada. La Folie Baudelaire forma una suerte de tríptico (las otras entregas están dedicadas a Tiépolo y Kafka) sobre el arte y la modernidad. En el corazón del libro consta un sueño del poeta de Las flores del mal. Son claves, también, su vida y obra, pero alrededor de esos núcleos se despliega la ciudad de París y, retratadas en profundidad a partir de detalles, las figuras de creadores como Ingres, Degas, Manet o Rimbaud, y la del influyentísimo crítico Saint-Beuve.

La poesía del pensamiento 
George Steiner
Fondo de Cultura Económica

Siguiendo la línea de Presencias reales y de Gramáticas de la creación, George Steiner profundiza en La poesía del pensamiento. Del helenismo a Celan su preocupación por el lenguaje como base ontológica de la literatura y la filosofía. Siempre eruditas pero a la vez muy accesibles, las consideraciones de Steiner parten de la música, en cuanto caso de significado intraducible, y llegan, luego de un generoso recorrido filosófico, a una reflexión escéptica acerca de la hibridez de los géneros como marca de una época "poslingüística".

La novela de la poesía 
Tamara Kamenszain
Adriana Hidalgo

Tamara Kamenszain reúne su obra poética en un solo volumen que depara la experiencia de leer un único relato hipercoherente. Un trayecto apenas esbozado, en De este lado del Mediterráneo (1973), con temas como la identidad judía y los avatares familiares, que adquiere solidez en Los no (1977), se consolida con La casa grande (1986), Vida de living (1991) y Tango Bar (1998), y alcanza máxima altura expresiva en El ghetto (2003) y El eco de mi madre (2010). "La novela de la poesía" es también el título de un último poema inédito que oficia de relectura crítica de toda la obra.

La soledad del lector 
David Markson
La Bestia Equilátera

El título que eligió el estadounidense David Markson, muerto en 2010, no podría ser más certero; lo que se encuentra aquí es lo que acompaña al lector en su soledad, durante y después de la lectura: frases, fragmentos retenidos extrañamente en la memoria. La soledad del lector constituye también, a su modo, una enciclopedia de datos que al principio puede deparar una consulta salteada y compulsiva pero que revela su secreto, la clave del transcurso ficcional, cuando se lo recorre con paciencia de lector fiel, que es asimismo la condición del propio autor.

Papeles de trabajo 
Juan José Saer
Seix Barral

Juan José Saer (1937-2005) llevó durante años sendos cuadernos en los que fue consignando todo tipo de reflexiones y escritos (incluidos aforismos, poemas, fragmentos de novelas que estaba trabajando). Este primer volumen de sus Borradores inéditos tal vez sea de interés, sobre todo, para el especialista o los lectores compulsivos del gran escritor argentino. Pero el trabajo de Julio Premat, encargado de la edición, y su equipo es ejemplar y sienta las bases de cómo abordar este tipo de materiales póstumos.

Tiempo del corazón 
Ingebor Bachmann y Paul Celan
Fondo de Cultura económica

Los poetas Ingeborg Bachmann y Paul Celan se conocieron en 1948 y mantuvieron, hasta el suicidio del segundo en 1970, una relación tortuosa e intermitente. Tiempo del corazón reúne la totalidad de la correspondencia (cartas, poemas, telegramas) que intercambiaron durante ese período y su título mismo procede un poema de Celan: "Tiempo del corazón, los/ soñados representan/ la cifra de medianoche". El libro puede leerse no sólo como el documento de un vínculo sentimental (una especie de novela epistolar) sino también como un capítulo decisivo en la poesía del siglo XX.

22/11/1963 
Stephen King
Plaza & Janés
Por primera vez, Stephen King se aventura en un acontecimiento histórico (el asesinato de John Fitzgerald Kennedy) pero lo hace a su manera, con un curioso giro novelesco que oscila entre la ciencia ficción, el fantástico y el thriller: dos personajes viajan al pasado para evitar el magnicidio. King -que arrastraba la idea de escribir esta novela desde 1972 pero esperó casi cuatro décadas para que el tiempo "enfriara" el caso- hace una reconstrucción muy detallada de la época, desde la música popular hasta la intolerancia racial.

Virginia Woolf 
Irene Chikiar Bauer
Taurus

Con la excepción del Osvaldo Lamborghini, de Ricardo Strafacce, no hay antecedentes en la Argentina de una biografía crítica literaria como la monumental Virginia Woolf. La vida por escrito, de Irene Chikiar Bauer. La periodista dedicó siete años a desmenuzar casi día por día la vida de la autora de Mrs. Dalloway, con un abordaje desde enfoques tan diversos como la psicología, la política o la sexualidad, y un análisis minucioso del origen, escritura y recepción de cada libro. Según Ernesto Schoo, la biografía de Chikiar es comparable "en calidad y erudición, con la mejor producción del exterior".

LA ELECCIÓN DE LOS ESCRITORES

Oliverio Coelho.  Una novela política íntegra

Que el mundo me conozca . Alfred Hayes (La Bestia Equilátera)
Un poco como en su novela Los enamorados, Hayes recorre en primera persona el organismo de una relación amorosa que nace contaminada.

El monstruo . Sergio Sant'Anna (Beatriz Viterbo)
El relato que da título al libro es una pieza clave en la literatura brasileña contemporánea. Y Sergio Sant'Anna, junto a Noll y a Ponte, uno de los latinoamericanos que en cada libro parecen urgentemente sabios.

Una misma noche . Leopoldo Brizuela (Alfaguara)
Una misma noche enlaza dos épocas en un notable tono intimista a partir de una escena. Secuelas de la dictadura aparecen transpoladas en el presente. Quizá desde Operación Masacre no se haya escrito otra novela política tan íntegra en la Argentina.

Daniel Guebel.  Batacazo argentino

Borgestein . Sergio Bizzio (Mondadori)

Instruccciones para dar el gran batacazo intelectual argentino Juan Terranova (Reina Negra)

Matate, amor. Ariana Harwicz (Paradiso)

Jorge Consiglio.  Cuentos de un imaginario desaforado

El marido de mi madrastra . Aurora Venturini (Mondadori) Son cuentos de un imaginario desaforado escritos con una prosa desaforada. Estos textos parecen hechos para morder al lector y se disfrutan desde la primera oración hasta la última.

Poesía estupefaciente . Germán Maggiori (Milena Caserola)
Los relatos de este libro de Maggiori tienen una potencia única que, me parece, tiene que ver con el vértigo y con el afilado cinismo con que fueron escritos. Son textos que entran como puñales.

Bailando con los osos . Fernando Krapp (17 Grises)

Doce relatos asombrosos. Krapp tiene mano maestra para administrar la información en los textos: lo no dicho genera una tensión deslumbrante.

Arturo Carrera. Una ofrenda a la lengua cotidiana

La canción de los héroes . Silvio Mattoni ( Universidad Nacional del Litoral). Más cerca de la vida que la vida misma, sus poemas son de la visión de un niño astrónomo: ¡Galileo!

Tilinga . Carmen Iriondo (Mansalva). Ofrenda a la lengua cotidiana, a lo ancilar de un habla que rememora su orfandad, su simpatía.

Crítica de la imaginación pura. Mario Ortiz (La Propia Cartonera). Un libro para probar como Francis Ponge, que lo más importante para la salud del contemplador es la nominación de todas las cualidades que descubre.

Angélica Gorodischer . La intriga y las ganas de saber más

Sabiduría insólita . Fritjof Capra (Kairos). Porque habla de temas conocidos y estudiados, pero vistos extrañamente desde otros ángulos, cosa que despierta la intriga y las ganas de saber más (y eso es saludable).

Cámara Gesell . Guillermo Saccomanno (Planeta). Por aquello de "pinta tu aldea...". El autor lo hace pero que muy bien y nos deja estremecidas mirando a nuestro alrededor.

Punto atrás . Paula Wajsman (Eduvim). Porque fue una autora deslumbrante, sólida, inquietante y hoy está injustamente olvidada. Por ejemplo, poca gente leyó Informe de París, una novela estupenda que merece ser leída, releída y recordada.

Graciela Speranza . Montaje adictivo y audacia formal

Relámpagos . Jean Echenoz (Anagrama). Como ya hizo antes con Ravel y Emil Zátopek, Echenoz cuenta la portentosa vida de Nikola Tesla con una economía y una gracia teñida de melancolía que sólo cabe en la mejor ficción. Queremos más, Echenoz.

La soledad del lector . David Markson (La Bestia Equilátera). Prodigio del coleccionismo, el montaje adictivo y la audacia formal. Aunque parezca increíble, se multiplica en Esto no es una novela y se hace réquiem dolido en La última novela que, ojalá, lleguen también en traducción.

Tres cuentos . Martín Rejtman (Mondadori). ¿Quién dijo que la literatura era más lenta que la vida? Las historias de Rejtman avanzan a 24 cuadros por segundo y aun así desbordan de ingenio, ironía filosa, atención sensible al detalle y saltos de imaginación. El director de cine, queda cada vez más claro, le debe mucho al gran narrador.

Guillermo Martínez . La imaginación de varios infiernos

Azar, ciencia y sociedad. Pablo Jacovkis y Roberto Perazzo (Eudeba). Una historia apasionante sobre el modo en que la idea de azar se abrió paso en las ciencias, desde la astronomía hasta la biología y la economía.

Cuentos completos . Abelardo Castillo (Alfaguara). El gran maestro del cuento, todo junto.

Anatomía de la melancolía . Carlos Daniel Aletto (Cuerva Blanca). Una revelación: una novela sobre medicina y pintura en la Europa del siglo XIV, con un lenguaje asombroso y la imaginación de varios infiernos.

Iosi Havilio . Nombres nuevos

El Tucumanazo . Esteban Castromán (Clase Turista)

Camanchaca . Diego Zúñiga (Mondadori)

Cuaderno de Pripyat . Carlos Ríos (Entropía)

María Negroni . La fiebre y la persistencia

Las flores del mal: los poemas prohibidos . Charles Baudelaire (Libros del Zorro Rojo). Editado por un sello editorial finísimo, especializado en libros ilustrados, este volumen contiene los poemas de Las flores del mal que fueron suprimidos de la edición inicial por "ultraje a la moral pública y a las buenas costumbres" (sentencia judicial del 21 de agosto de 1857). Las versiones de Jaime Siles encuentran en los dibujos del artista holandés Pat Andrea su debida indecencia.

Los peces no cierran los ojos . Erri de Luca (Seix Barral). Este escritor napolitano (1950), traductor del hebreo, es un verdadero poeta en prosa. Sus textos podrían catalogarse de pequeños tratados sobre el asombro de vivir. Autodidacta y profundo observador de vidas minúsculas, De Luca narra como nadie, se diría que inventa una sintaxis (una música) que se parece a un viaje a lo largo de todos los viajes.

El absoluto literario . Jean-Luc Nancy y Philippe Lacoue-Labarthe (Eterna Cadencia). Leímos la frase "Buscamos lo absoluto y no encontramos sino cosas" en Alejandra Pizarnik. Esas frases fueron escritas hace más de dos siglos por Novalis. Él, los hermanos Schlegel, Schelling y otros integrantes del Círculo de Jena forjaron en los albores del siglo XIX una nueva concepción estética que todavía imanta nuestros modos de pensar la literatura. Este libro es un homenaje a esa fiebre y a esa persistencia.

Los más leídos en Argentina durante el 2012

fuente: ILHSA

Libros - Ficción. Los 10 más leídos.

1- "Cincuenta sombras de Grey", de E.L. James, Grijalbo.
2- "Un final perfecto", de John Katzenbach, Ediciones B.
3- "Cincuenta sombras más oscuras", de E.L. James, Grijalbo.
4- "Cincuenta sombras liberadas", de E. L. James, Grijalbo. 
5- "El manuscrito encontrado en Accra", de Paulo Coelho, Grijalbo.
6- "El tango de la guardia vieja", de Arturo Pérez Reverte, Alfaguara. 
7- "El libro de los placeres prohibidos", de Federico Andahazi, Planeta. 
8- "Misión olvido", de María Dueñas, Planeta.
9- "La virgen en tus ojos", de Florencia Etcheves, Planeta. 
10- "Juego de tronos", de George R. R. Martin, Plaza & Janés.

Libros - No Ficción. Los 10 más leídos.

1- "Lanata", de Luis Majul, Margen Izquierdo. 
2- "Toda la verdad y nada más que la verdad", de Luis Ventura, Planeta.
3- "Agilmente", de Estanislao Bachrach, Sudamericana. 
4- "Cerati en primera persona", de Maitena Aboitiz, Ediciones B. 
5- "The one direction story", de Danny Whita, Ediciones B. 
6- "Economía a contramano", de Alfredo Zaiat, Planeta. 
7- "Cocineros argentinos", de varios autores, Planeta. 
8- "La mágia", de Rhonda Byrne, Urano. 
9- "Libertad o barbarie, de Pablo Rossi, El emporio libros. 
10- "Encuentros", de Gabriel Rolón, Planeta.



.

domingo, 30 de diciembre de 2012

El tango de la Guardia vieja



El escritor español Arturo Pérez Reverte narra en El tango de la Guardia Vieja una historia de amor disparada por una imagen autobiográfica que atesora desde una de sus visitas a Buenos Aires y que le permite explorar impensadas conexiones entre el tango y el sexo.



Para rastrear los orígenes de este nuevo libro del autor de La tabla de Flandes hay que remontarse veinte años atrás a su estadía en un refinado hotel porteño, uno de esos días en los que una reveladora escena empezó a macerar silenciosamente en la mente del periodista y corresponsal de guerra hasta transformarse en el sustento de lo que puede leerse como su primera historia de amor.
La imagen que capturó la atención de Pérez Reverte tenía como protagonista a un joven bailarín de tango que súbitamente había decidido invitar al escenario a una mujer madura para compartir su baile, una secuencia que encontró propicia para reflexionar sobre la dinámica de roles en la pareja.
El narrador comenzó a escribir esta historia cuando tenía 39 años: por entonces bosquejó unas 40 páginas que no prosperaron, hasta que un día, al borde de los 60 años y con una identidad literaria ya consolidada, decidió exhumar aquel viejo ejercicio narrativo convencido de que le permitiría explorar un nuevo registro temático y estilístico.
En El tango de la Guardia Vieja, recién editado por Alafaguara, el autor de "El maestro de esgrima" despliega una trama que sin excluir la acción y el misterio tiene como epicentro la cuestión del enamoramiento, ramificada en tres épocas diferentes y dispares como la Buenos Aires de 1928, la intrigante Francia de los años 30 y la Sorrento de la década de 1960.
Con esta obra, Pérez-Reverte deja atrás la saga de Alatriste y retoma una estructura narrativa más contemporánea, pese a que la historia transcurre entre los años 20 y los 60 del siglo XX.
La novela está centrada en la vida de Mecha Inzunza, una mujer hermosa e inteligente que está casada con un compositor español pero se enamora de Max Costa, un seductor rufián simpático que trabaja como bailarín mundano y vive a costa de las mujeres.
El otro protagonista del libro -el primero también cuya escritura ha compartido con sus lectores en un blog- es el tango en todas sus variantes: desde el afrancesado y "casi honorable" que baila la gente bien en los salones al de la "Guardia Vieja", ese que resulta más lascivo que elegante, bailado por prostitutas y rufianes.
"El tango es sexo, en vertical y vestidos. Y es la mujer la que teje la tela de araña geométrica en torno al hombre", destacó Pérez Reverte en una entrevista reciente a propósito de la presentación de la obra en España.
El tango "de la Guardia Vieja" al que alude el título es el que se bailaba originalmente en los burdeles y que luego decantó por una versión más alivianada que resignó parte de su intensidad erótica en pos de una mayor aceptación social.
Y como toda la producción anterior de Pérez Reverte, aquí manda también la documentación rigurosa, un trabajo que le demandó dos años y que tiene su correlato en la exhaustiva recreación de costumbres, lugares y objetos de cada una de las tres épocas en las que transcurre la novela.
Previa a la aparición del libro, el escritor había lanzado hace unos meses un cuaderno de anotaciones online, novelaenconstruccion.com, en el que además de compartir con los lectores algunos detalles sobre este nuevo trabajo, reflexionaba sobre el proceso de escritura.
"El tango de la Guardia Vieja" marca su regreso a la ficción tras la publicación -hace algunos meses- de "Los barcos se pierden en tierra", una colección de escritos publicados en distintos medios que testimonian su pasión por el mundo náutico.
Ex reportero de guerra y miembro de la Real Academia Española, Pérez-Reverte es autor de una extensa obra narrativa, con títulos como "La reina del Sur", "Territorio comanche" o la saga enmarcada en el siglo de oro español "Las aventuras del capitán Alatriste".

sábado, 29 de diciembre de 2012

María Dueñas, hacedora de "best sellers"


Si María Dueñas hubiera inventado el término best seller sin duda habría eliminado las connotaciones “despectivas, retorcidas y reduccionistas” que en España suelen acompañar al significado literal del concepto: “el más vendido”. “No sé por qué tenemos esa obsesión de pervertir el significado real: la cantidad de ventas no está en absoluto relacionado con la calidad de la literatura”, puntualiza la escritora. A pesar de que hasta ahora solo había escrito una novela, El tiempo entre costuras (Temas de Hoy, 2009), su nombre ya está inevitablemente asociado al concepto best seller.

Tres años después de la publicación, la primera novela de Dueñas tiene ya detrás 1 100 000 ejemplares editados y traducciones en 27 países. Su segunda obra, Misión Olvido (Temas de Hoy) ha superado ya los 10 000 ejemplares vendidos en su primera semana en las librerías. La misión de esta profesora de filología en la Universidad de Murcia, reconvertida en novelista, es clara: recuperar su reinado absoluto en la mesa de novedades. La nueva novela de Dueñas es una historia que refleja la relación de España con California (Estados Unidos), a través de la  misión franciscana, entre los siglos XVIII y XIX, y los hispanistas españoles exiliados en aquel país a mediados del siglo pasado. Todo ello con algunos amores cruzados, en un tiempo que va del presente al pasado y con una mujer como protagonista.

Sin importarle que le encasillen como escritora de best sellers, María Dueñas (Puertollano, 1964) se siente “agradecida y satisfecha” por cómo la han tratado los medios, incluyendo la mayor parte de los suplementos culturales, que también han incluido en su mayoría reseñas y comentarios de su primera novela. “La crítica me ha tratado muy bien, he recibido alabanzas de numerosos escritores… De Mario Vargas Llosa por ejemplo, y de otros muchos entendidos que saben perfectamente el material que tienen entre manos. Pero siempre tiene que haber alguna opinión ocasional que puede resultar negativa, aunque la mayoría de las veces esos ni se han molestado en leer el libro”, puntualiza.

A pesar de ser Misión olvido su segunda novela, no se define a sí misma como escritora novel, sino más bien como “escritora tardía”, a quien, por cierto, no le ha intimidado el éxito de su ópera prima a la hora de presentar su segundo trabajo: “Ni he tenido presiones externas por parte de la editorial, ni internas por pensar que no iba a dar la talla”, confiesa. “Es un proyecto que he abordado con mucha serenidad, porque someterme a condicionamientos no me iba a llevar a ningún sitio”. Pero ojalá fuese esta la fórmula matemática para escribir una novela de éxito. Misión olvido tiene los ingredientes justos para cocinar un best seller: un toque de investigación en la historia, un puntito de misterio y un un pellizco de drama sentimental.

Considerada por algunos como una novelista que escribe para y sobre mujeres, Dueñas se defiende de este calificativo: “Mi intención nunca ha sido hacer literatura segregada por sexos”. Mujeres u hombres, el caso es que su público lector es hasta ahora tan potente que se espera que su nueva novela supere en pocas semanas a la que en los últimos meses ha roto los esquemas sobre literatura erótica para mujeres en el mundo editorial, la novela Cincuenta sombras de Grey (Grijalbo). “La empecé a leer pero no pude terminarla porque no me interesa en absoluto”, dice Dueñas, siempre con un tono amable y una sonrisa expresiva, “Me parece que literariamente no tiene ninguna identidad. Pero que cada uno elija lo que quiere leer...”.

En un momento difícil para aterrizar en el mundo de la cultura, Dueñas ha sabido hacerse un hueco a pesar de las dificultades que atraviesa la industria: “Estoy satisfecha de que este libro vaya bien, por mí personalmente, por supuesto. Pero también por lo que supone para el sector entero: libreros, editorial, hay mucha gente vinculada a proyectos de este tipo… Y a mí me alegra mucho poder colaborar ahora para que esto salga delante de alguna forma”.

La fecha de publicación coincide con la vuelta al trabajo después del verano que puede dejar heridas de las que no cicatrizan fácilmente. Blanca Perea, la protagonista de Misión olvido, lo sabe bien. Cuando regresa a su despacho en la universidad tras las vacaciones el mundo se le viene encima: Su marido se ha marchado con una mujer más joven que ella, y se siente en la necesidad de huir y comenzar desde cero. La novela es una exploración personal, y también se sumerge en los archivos de académicos españoles que acabaron en Estados Unidos tras la Guerra Civil, y el legendario Camino Real fundado por los franciscanos. Una búsqueda positiva, cuenta la autora, que se puede extrapolar a la situación actual: “Mi novela nos abre puertas hacia un optimismo lúcido, y quiero pensar que eso se puede aplicar al lector, y que pueda pensar que lo mejor está por llegar”.

Capítulo 3 de Misión olvido

viernes, 28 de diciembre de 2012

Ágilmente, del biólogo Bachrach


Ágilmente encabeza el ranking de ventas en el IBOOKSTORE, la tienda de libros virtuales de Apple, lanzada oficialmente para Latinoamérica.
Se trata del libro del biólogo molecular Estanislao Bachrach lanzado en septiembre en la Argentina y que sigue encabezando los primeros puestos tanto en papel como en formato digital. 

Agilmente
Ágilmente es un libro sobre nuestro talento más preciado y único: la habilidad que tenemos para imaginar y ser más creativos. A través de estas páginas el lector logrará desarrollar todo su potencial y entender los mecanismos de sus propios aprendizajes, a comprender cómo utilizar los sentidos, a ampliar la memoria, a focalizar la atención, a controlar las emociones negativas y a disfrutar de las positivas.


Estanislao Bachrach habló de los misterios de la mente y las ideas en el arte 


¿Cómo funciona la mente creativa? ¿Cuándo ocurren las ideas? ¿Qué hacer para aprovecharlas? Estas y otras preguntas son parte del libro Ágilmente (Random House Mondadori), de Estanislao Bachrach, el biólogo molecular que protagonizó anoche la cuarta edición del exitoso ciclo Experiencia adn en el auditorio del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba-Fundación Costantini).
Ayer, el público tuvo la oportunidad de escuchar lo que Bachrach, desde el campo de las neurociencias, investigó acerca de la actividad creativa y el arte. "La creatividad es una habilidad, no un talento,  eso quiere decir que se puede aprender. Hay técnicas que, usadas con disciplina, pueden hacer que una persona se vuelva más creativa."

Ágilmente , que salió a la luz a principios de este mes y ayer ya estaba agotado, vuelve hoy a los anaqueles de las librerías. El libro ayuda a desarrollar el potencial de la mente y comprender los mecanismos de aprendizaje, de los sentidos, la memoria, la atención, a controlar las emociones negativas y a disfrutar de las positivas.

A través de ejemplos de la historia, de experiencias de artistas como las de Salvador Dalí, Pablo Picasso o Leonardo Da Vinci, Bachrach acercó las neurociencias al arte para develar los misterios de la creación.

Bachrach, que es biólogo, fue profesor en la Universidad de Buenos Aires y en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. Actualmente se desempeña en la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

Además, este año fue convocado por River Plate para ayudar a los jugadores a "cambiar la cabeza". Por ejemplo, le dijo a Ezequiel Cirigliano que respirara tres veces, buscara una imagen positiva cuando pierde la pelota y les puso el murmullo del monumental como banda de sonido en los entrenamientos.

"Para que se vean cambios reales en la creatividad de una persona, hay que ejercitar la mente con la misma disciplina que cuando se va al gimnasio o se hace dieta", aseguró Bachrach.