Ir al contenido principal

Las matemáticas de la corrección de textos

¿Por qué hay tantos debates sobre corrección lingüística? Porque en ese terreno no siempre todo es blanco o negro: hay excepciones, distintas soluciones para un enunciado cualquiera… De ahí nacen las eternas discusiones: “pues a mí me suena bien”, “lo dice todo el mundo”, “se entiende”… Sería muy difícil erradicar toda duda, hay muchos asuntos gramaticales que aceptan todas esas alegaciones y ponen las cosas difíciles.

Sin embargo, hay una cuestión que incide directamente en la comprensibilidad de los textos y que, si nos paramos a pensar en ella, es bastante objetiva. Se trata del orden de las palabras en la frase.

Para ordenar las palabras correctamente en una frase no tenemos que pensar en nuestro antiguo profesor de lengua, sino en el de matemáticas. En concreto, debemos acordarnos de las operaciones aritméticas. Cuando queremos que algo (por ejemplo, un multiplicador) aplique a varios elementos, colocamos estos dentro de un paréntesis.

3 (5 + 2)

maths
La propiedad distributiva del producto hace que el resultado de esta operación elemental, como bien sabéis, sea 21.

Por el contrario, si no ponemos el paréntesis, el tres solo multiplicará al primer número, al que tiene más cerca:

3 · 5 + 2

Y esto nos da como resultado 17.

Un veintiuno es muy diferente de un diecisiete. Y lo mismo ocurre con el orden de las palabras en la frase. Cada adjetivo, cada determinante o cada complemento circunstancial debe aplicar justo a la parte de la frase que debería verse afectada por él. Ni más ni menos.

Es cierto que a veces las frases aceptan modificaciones en el orden de sus elementos que no varían el significado global de las mismas. Pero, otras muchas veces, variar el orden sí altera el producto, dando como resultado errores semánticos bastante cómicos.

Veamos este ejemplo real encontrado en un noticiero:


"Culpan a Ángel de herir a un policía infiltrado en el ojo".

Pensemos un poco: ¿estaba el policía infiltrado en el ojo? Por el orden elegido para los elementos de la frase, así lo parece. El complemento circunstancial de lugar “en el ojo” ha sido colocado al lado de la palabra “infiltrado”. De ahí que la semántica de la frase sea un tanto inquietante.

¿Cómo se soluciona eso? Con matemáticas. ¿A qué locución tendría que aplicar realmente el complemento “en el ojo”? Al verbo herir. Es eso lo que ha ocurrido “en el ojo”. Entonces, tenemos que mover los elementos de la operación hasta que salga el resultado correcto: “Culpan a Ángel de herir en el ojo a un policía infiltrado”.

Veamos unos cuantos ejemplos reales más de operaciones mal ordenadas que dan resultados erróneos:

Voy a pasarles a detallar los acontecimientos.*

“Les” es un complemento indirecto. Señala sobre quién recae la acción del verbo. El verbo con el que debe ir es “detallar”: eso es lo que el sujeto les hace “a ellos”. Sin embargo, si por error lo juntamos al verbo “pasar”, “les” se convierte en un complemento directo: parece que el sujeto les pasa a una sala, por ejemplo, cuando en realidad ahí el verbo “pasar” debería tener el significado de “proceder”.

Corrección: Voy a pasar (yo solo) a detallarles los acontecimientos (a ustedes).

Unos 235 vehículos tienen cada año un accidente debido al mal estado de sus neumáticos.*

Es un ejemplo claro de propiedad distributiva del producto. Tenemos que preguntarnos qué es lo que ocurre cada año. Y la respuesta es: la frase completa. Por lo tanto, tenemos que hacer que ese “cada año” aplique a toda la frase. En el original, dejaron el sujeto (“unos 235 vehículos”) fuera de la ecuación, y el resultado fue nefasto: ¡parecía que eran los mismos 235 vehículos los que tenían cada año un accidente! ¡Qué mala suerte para quien se compre uno de esos!

Corrección: Cada año, unos 235 vehículos tienen un accidente debido al mal estado de sus neumáticos.

Hay muchos ejemplos más de “ecuaciones lingüísticas” mal ordenadas que dan como resultado significados divertidos. De hecho, os animo a compartir por aquí algunas de las que encontréis.

Por supuesto, todos sabemos que los policías no pueden estar infiltrados en los ojos. De ahí que, cuando vemos una frase mal ordenada, la mayoría de las veces comprendamos de todas maneras lo que quería expresar el autor. Aquí entra el interés de cada uno por estos temas, si le basta con que su texto “se entienda” o si prefiere que sea impecable, de lectura fácil y fluida; que no se le pueda sacar ni una tara.



Fuente: Isabel Garzo para Yorokobu

Comentarios

  1. Yo prefiero que los textos sean perfectamente entendibles, y creo que justo conozco una frase mal ordenada muy divertida, la voy a buscar así te la comparto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Dale, espero la frase! Gracias por comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario