Sylvia Plath

Resultado de imagen para Sylvia Plath
Todos los componentes de la felicidad estaban dados en la vida de la poeta estadounidense Sylvia Plath: hipersensible, rebelde, creativa. Nació en 1932 en Boston y creció en un país conservador, si bien en el umbral de la revolución que creó la píldora anticonceptiva e intentó, en todo el mundo, transformar la sociedad bajo las rojas banderas del socialismo. Pero ella, hija de un inmigrante alemán, entomólogo y profesor universitario, se suicidó en 1963, antes de afianzarse la década que trajo una alborada de libertad para el planeta. ¿Por qué se acercó a la poesía? Es un misterio el modo en que algunos seres son tocados por el soplo de la belleza. Era lectora y escribía cuentos desde los ocho años, bonita y de tipo físico anglosajón, soñadora y melancólica, todo auguraba una extensa y fecunda vida. No era ajena a la obsesión gringa de ser una chica popular y exitosa. Partió a Inglaterra a estudiar literatura, tras obtener la beca Fulbright. Allí se cruzó su destino con el del poeta Ted Hughes, con quien se casó en 1956. Por esos años aurorales, según ella, Hughes era el hombre perfecto: alto, joven, guapo, creativo, escritor como ella. El hechizo fue mutuo, tuvieron dos hijos, Frieda y Nicholas, una envidiable familia, pero había entre ambos una fractura, algo no declarado. Tal vez la tendencia maníaco depresiva de Sylvia, su bipolaridad, en el diagnóstico de hoy, comenzó a distanciarlos. También egos, competencias, roles sociales y, por encima de todo, la aparición en escena de otra poeta, Assia Wevill, con quien el inestable Ted se marchó a vivir, previo abandono de Sylvia. La maternidad fue deseada pero la metía también a ella en una camisa de fuerza, necesitaba espacios, oxígeno, un cuarto propio. No paraba de componer sus poemas, como Gabriela Mistral, como Alejandra Pizarnik, como Wislawa Szymsborska; la animaba el mismo impulso placentero y doloroso que estremecía a las escultoras Camille Claudel y Rebeca Matte. Amaba el movimiento del mar, escribía un diario, su padre murió cuando ella era pequeña, su inconsciente lo acusó de abandonarla; se deprimió, le aplicaron electroshock, que desordenó aún más su mente. En 1960 publicó su libro El coloso y otros poemas, un alma sola frente al incomprensible oleaje del mundo real, piel fina, corazón tan blanco.

La ruptura matrimonial con su esposo y la sensación de ser desplazada por otra mujer la aniquilaron. Conoció en Inglaterra a la escritora sudafricana Jilian Becker, quien publicó en 2002 Los últimos días de Sylvia Plath, testimonio de primera línea sobre los momentos finales de la infortunada escritora. Los hijos de Sylvia y Ted eran pequeños, uno de tres años; el otro, de uno, cuando ella decidió borrarse, para lo cual imaginó la venganza de Medea contra el infiel Jasón, en la tragedia de Eurípides: no se mataría ella, sino que a los hijos de ambos como la más horrenda de las acciones extremas, para arrojar los cadáveres de sus niños al rostro del abandonador. No lo hizo y la gélida mañana del 11 de febrero de 1963, estando en Londres, preparó la leche de los pequeños, les dejó dos vasos servidos y se encerró en la cocina, sin dejar notas de despedida ni hacer llamados telefónicos de última hora. La noche anterior tuvo un sueño que se disolvió al amanecer, con el llanto de uno de sus hijos: estaba frente a un acantilado, al borde mismo, pero no sentía ni el menor sobresalto, sus pulsos latían en paz, una brisa que surgía de la playa y ascendía hasta la cima, le movía su cabellera rubia. Al irse a dormir pensó que todo anochecer incluye la sensación de una irreversible pausa, semejante a una pérdida. Encendió el horno y metió su cabeza en el interior hasta que la intoxicación la mató.

Hughes, muerto en 1998, se hizo cargo del legado inédito de su ex esposa. Confesó, años después de los dramáticos hechos, haber limpiado correspondencia, arrancado páginas del diario durante las etapas conflictivas -las más-, de su vida en pareja; omitió entradas del documento confidencial que lo acusaban y degradaban, señalándolo como responsable de las incertidumbres emocionales de Sylvia. En suma, Ted manipuló y acomodó los papeles de la poetisa. Además, y como si una suicida en su entorno fuera poco, Assia Wevill se autoinmoló y mató, al unísino, a la hija de ambos, Shura, con gas, al estilo Plath. También el hijo de Ted y Sylvia, Nicholas Hughes Plath, se mató en 2009, ahondando la huella de los suicidas.

Sylvia Plath, 1932-1963, yace en Yorkshire y a su tumba acude con frecuencia el viento del acantilado, el viento de su sueño postrero, que la va a buscar.


Fuente: Mario Valdovinos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Usos del punto y coma

Reglas de acentuación de diptongos, triptongos e hiatos

La lingüística comparativa e histórica del siglo XIX