-------------------------------------------------------
--------------------------------------

Compartilo en tu red social

domingo, 3 de julio de 2011

Wakolda

¿Qué significa Wakolda? En la historia es el nombre de una muñeca que será intercambiada por otra, también de nombre críptico —Herlitzka—, pero no se dan más precisiones. Hay que buscar en internet y entonces aparece Guacolda: la mujer del cacique mapuche Lautaro que se levantó contra la conquista española. Es que la novela de Puenzo habla de la mezcla. Y de quienes persiguen la pureza de la raza.

"No fue la forma en que lo dijo. Fue la mirada, un instante apenas, de reojo. Le heló la sangre. Por un parpadeo no fue el caballero refinado y aristocrático que la tenía encandilada. Fue el otro -el asesino más sádico de todos los tiempos- el que la hizo retroceder sobre sus pasos y alejarse hacia el bosque sin pensar en qué dirección iba".

En el verano de 1959, un médico alemán conoce a una familia argentina en la región más desolada
de la Patagonia. El viajero no es otro que Josef Mengele. Esta familia revive en él todas las obsesiones relacionadas con la pureza y la perfección. En especial Lilith, una adolescente con un cuerpo demasiado pequeño para su edad. La fascinación es mutua: en pleno despertar sexual, Lilith siente una inquietante atracción por ese forastero. 
Esta asombrosa novela de Lucía Puenzo combina con audacia las referencias históricas a una originalísima
ficción moderna. Su perspicaz mirada sobre los pliegues menos visibles de la personalidad
y su atención a los detalles y las tonalidades de la vida cotidiana se unen en Wakolda a la construcción de una trama que atrapa al lector en un clima tan cautivante como siniestro.


Lucía Puenzo realizó una obra que, en realidad, serán dos. Lucía dice: "Todo este año estuve investigando y escribiendo mi novela Wakolda, y a la vez estoy adaptando ese texto para el cine, porque con él haré mi próxima película".

Wakolda es el nombre de la mujer del legendario cacique Lautaro. También se llama así a unas muñecas, fabricadas en el sur, con un secreto escondido en su interior.

"La novela narra los siete meses durante los que el nazi Joseph Mengele vivió en la Patagonia mientras huía de los servicios de inteligencia israelí. Lo acogió una familia argentina, sin saber su verdadero nombre ni su historia. Todavía se discute si Mengele partió directamente de Buenos Aires a Paraguay o si antes de salir del país se dirigió al sur, pero encontré una cantidad impresionante de libros de investigación que se inclinan por la segunda hipótesis", cuenta.

El tétrico doctor Mengele hizo ensayos "científicos" que llevaban a la muerte a sus cobayos humanos. Se asiló en Paraguay, bajo la protección del régimen de Stroessner. Finalmente, tras treinta y cuatro años de impunidad murió supuestamente ahogado en Bertioga, Brasil el  7 de febrero de 1979.

"Wakolda describe la relación entre Mengele y la familia con la que vivió, en especial, con una púber con quien estableció un vínculo particular. Un mito dice que, mientras vivió en el sur, el médico nazi fabricaba unos muñecos que tenían todas las características físicas arias: trasladó su pensamiento racial a ese hobby", revela la autora. Y añade: "Algunos detalles de la vida de Joseph Mengele explican el imaginario esotérico del nazismo. En cierto momento me sentí abrumada por toda esa información y la transformé en literatura".

lucía puenzoPuenzo, que acaba de ser elegida por la revista Granta como una de las voces jóvenes más prometedoras de la literatura en castellano, ya sueña con su novela convertida en película. "Si todo sale como está planificado -dice-, el libro será publicado en marzo y espero estar filmando la película en julio." 

¿En Wakolda es dónde te refieres a la presencia de Joseph Mengele en el sur de la Argentina? 

Sí. Es el tiempo que el nazi pasó en la Patagonia, huyendo desde Buenos Aires hacia el sur antes de evaporarse en Paraguay. Me decían que es una temática oscura que era mejor abandonarla. Yo seguí adelante. Durante un año la escribí, ahora la adapté y, próximamente, la filmaré. Se que no es un producto vendible, pero yo sigo adelante. 

¿Cómo centraste la historia acerca del Ángel de la muerte? 

Wakolda es un nombre mapuche. La narración está enfocada en el tiempo en que el científico nazi pasa huyendo hacia la Patagonia. Todo transcurrirá en el sur de nuestro país, en el seno de una familia argentina que tiene a Mengele en su casa pero que no sabe que está conviviendo con uno de los criminales nazi más buscado. 

¿Sabías que en La Banda, Santiago del Estero, habría vivido Mengele? 

Sí, lo sé. Estuve más de un año investigando sobre la presencia de los nazis más conocidos en nuestro país, particularmente el transito de Mengele y todo lo que ocurrió con ellos sin saberse, hasta hoy, dónde están y qué hicieron en la Argentina. Me parece un tema interesante y complejo que fue muy poco tratado en la literatura y en el cine. 

¿Tendrá alguna mención en tu filme esa estadía en territorio santiagueño? 

No, porque yo agarro un período muy chiquito, de seis meses, que abarcará el tiempo en que él está en la ruta del desierto (refiere a Bariloche, según sus palabras) y huyendo hacia el sur. En realidad, la protagonista es una familia de argentinos que vive en Bariloche. Es otro período de la vida de este hombre tan oscuro que estuvo en el país. 

¿En qué proceso se encuentra la película? 

lucía puenzo
Quiero empezar a filmar entre julio y agosto de 2011. Estoy en la etapa de re escritura del guión, esbozando el equipo y el elenco y pensando quien será el actor que dará vida a Mengele. Tengo a varios pero aún no me decido por cual. Ya hablé con varios, pero no quiero dar nombres para no generar falsas expectativas.


—Wakolda es tu quinta novela y será tu tercera película. ¿Reconocés un estilo propio tanto en las novelas como en las películas?


—Creo que manejo tonos y climas distintos en lo que escribo y en lo que filmo: diálogos más desmesurados en la literatura, escenas más silenciosas en el cine; un registro humorístico que aparece en fragmentos de mis novelas y jamás en mis películas… Me pregunto porqué me pasa eso, me intriga. Creo que tiene que ver con lo lúdico, con la literatura se me da por jugar de una manera y en el cine la búsqueda es por otro lado. Hay veces que lo único que tengo claro es hacia donde no quiero ir. No es la teoría ni lo temático lo que me impulsa en un primer momento. Suele ser algún detalle: un personaje que me resulta magnético, una escena a la que quiero llegar, un clima, algo que parece menor pero no lo es. Me gusta la literatura que se deja llevar por las asimetrías y las digresiones. La literatura también es eso: música y ritmo. A veces una frase suena bien aunque no tenga sentido. A partir de ahí va apareciendo la historia, en general de manera bastante misteriosa.


—Pero las historias comparten zonas de interés.


—Tengo la impresión de que hay un trabajo similar en el punto de vista. Desde dónde se cuenta y en qué lugar está parado el lector/espectador. Tiene que ver con una construcción del punto de vista de cierta virginidad, con ver algo por primera vez. En este caso fue el personaje de Lilith el que me llevaba de la mano.


—¿Esto de ver algo por primera vez tiene relación con la presencia habitual de chicos en tus novelas?


—De alguna manera sí porque justamente los chicos y adolescentes están en un momento de descubrimiento casi constante. En Wakolda, me interesó cómo y cuándo empieza a formarse una consciencia política en un adolescente. Sobre todo, lo complejo que puede ser el proceso de formación política de adolescentes que construyen una ideología distinta a la de sus padres, o la de los círculos en los que fueron formados. Nunca me gustaron ni las novelas ni las películas que tienen un punto de vista autoral separadísimo del espectador/lector, que juzgan lo que ven desde cierta distancia. Me gustan las historias que me imponen caminar de la mano con el protagonista, aunque esa caminata sea incómoda, que provoquen empatía aunque sea con un monstruo como Hannibal Lecter o como el protagonista de Taxi Driver. El primer plano, con lo incómodo y asfixiante que puede ser, me interesa más que el plano general.

Fuentes: Eterna cadencia, El liberal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Wakolda, la película

9 comentarios:

  1. Que interesante, tanto el tema como la postura estética de Puenzo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Nedda, es un libro de edición reciente y de 200 páginas, se puede leer en un fin de semana para el que no tiene tiempo. Gracias por comentar. Besos

    ResponderEliminar
  3. Mengele murió ahogado en 1979 en circunstancias jamás aclaradas, mientras se bañaba en las costas de San Pablo. Tenia entendido eso, ademas de que habian un pueblo de gemelos en donde el habia experimentado con las embarazadas y todo eso?

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones por la nominación de la película wakolda!

    ResponderEliminar
  5. Acabo de ver la película. Es muy buena!!!! Mantiene el interés desde el comienzo hasta el final...Felicitaciones

    ResponderEliminar
  6. Me gustó la nota. Es interesante esta película, a mí me atrapó de principio a fin. Lleva un buen ritmo, no decae en ningún momento.

    Como recomendacion, yo siempre descargo de Sdd Fanatico ya que tiene muy buena calidad siempre. Espero que les sirva el dato.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Una pelicula atrapante, de principio a fin. Va por el Oscar ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  8. Muy buena la peli!..como dicen los comentarios anteriores,te mantiene interesado y atrapado de principio a fin!

    ResponderEliminar

Esperamos tu comentario