Ir al contenido principal

Lecturas de verano


El mundo ha vivido equivocado de Roberto Fontanarrosa
Planeta
Aunque Ediciones de la Flor fue la casa editorial de toda la vida del Negro, un conflicto judicial entre los herederos motivó que la mega-editorial Planeta reeditara la obra del genial humorista -dibujante y narrador- rosarino; diez títulos ya se consiguen: las novelas Best-seller, El área 18 y La gansada, y los libros de cuentos El mundo ha vivido equivocado, La mesa de los galanes, No sé si he sido claro, Uno nunca sabe, Nada del otro mundo, El mayor de mis defectos y Te digo más. Las tapas fueron ilustradas por un dream-team: Oscar Grillo, Maitena, Tute, Felipe Noé, Sabat, Caloi, Rep, Crist, Nine y Carlos Alonso.

22/11/63 de Stephen King
Plaza & Janés
Las ochocientas grandes páginas de la novela de King no son tantas si pensamos en su argumento: un viaje hacia el pasado, precisamente 1958 en Estados Unidos, para, a partir de allí, organizar el impedimento del asesinato del presidente JF Kennedy el 22 de noviembre del 63. Como es de esperar, la misión se encuentra con inesperados nuevos objetos de deseo, y la novela resulta un thriller, una ficción histórica, un relato de amor, una trama de intrigas y conspiraciones, una novela política: una obra tan voluminosa como consistente. Un lujo para fanáticos de Stephen y también para recién llegados.

El mundo por segunda vez de Alexis Padovani e Ignacio Sampietro
Grijalbo
Conmovedor relato de ocaso y renacer, de fin del mundo y reinvención. El protagonista de esta historia real es Padovani, que a los 20 años, mientras jugaba un partido de rugby a beneficio de lesionados medulares, se rompió la médula y quedó cuadrapléjico. "No podía ni pegarme un tiro", dice el narrador con un humor oscuro y vital. A partir de ese accidente, Alexis logra no reconstruir su vida, sino armar otra; con tiempo, una voluntad admirable, la imprescindible red de afectos, pero también su necesaria soledad (se fue un tiempo a vivir a Bariloche, solo). De rugbier a terapeuta y cantante de una banda de reggae, Jama. Sampietro escribió impecablemente el libro después de largas conversaciones entre ambos.

Las leyes de la frontera de Javier Cercas
Mondadori
Uno de los escritores españoles más festejados de la actualidad, Cercas, escribe una novela con formato de historia oral -un personaje entrevistado rememora la trama-, género usado para investigar lo que no entra en los relatos oficiales o de grandes acontecimientos sino en los suburbios de la historia; como es el caso de la larga relación entre tres pibes chorros que se conocen en el verano ibérico de 1978 (España todavía franquista aunque muerto ya el Generalísimo), contada treinta años después. El amor frenético, la leyenda de la ilegalidad y la evidencia narrativa de que no es posible adueñarse de la verdad.

Que el mundo me conozca de Alfred Hayes
La Bestia Equilátera
¿Cuánto más se ama, más se sufre? LBE ya había editado Los enamorados, y con esta breve novela vuelve a ofrecer la fineza tan lúcida, el compromiso tan amoral de Hayes hacia los que se quieren y se enferman. Fines de la década del 50, fiesta junto al mar, un guionista bebe y ve cómo una chica se acerca al agua; se mete demasiado y él termina rescatándola: sucio y espectacular es el comienzo del vínculo. Guionista él también, Hayes escribe con sentido del propósito y las páginas del infierno encantador fluyen como sin proponérselo.


Tadeys / Poemas 1969-1985 de Osvaldo Lamborghini
Mondadori
Vuelven a las librerías dos obras de quien para algunos es el más importante escritor vernáculo de las últimas décadas del siglo XX. Editados al cuidado -como se dice- de César Aira, la compilación del poemario y la edición de la inconclusa, pero universal (en el sentido de que funda el universo para sí, un punto de mira de todo) novela Tadeys, escrita entre septiembre y diciembre del 83 en Barcelona, son un manantial de sodomitología para quienes se atreven a afirmar como constitutiva la monstruosidad.

Choripán social de Sebastian Pandolfelli
Wu Wei
el realismo delirante es el genero que inventó Alberto el Conde Laiseca y en el que el joven Pandolfelli se inscribe con total exceso y, sobre todo, total peronismo. El proyecto de esta desopilante novela parecería asumir que si la realidad supera a la ficción, hay que pelar relatos que logren cantar retruco, y consigue divertirse con la exageración de la casi inverosímil fauna nacional; aunque sin nunca faltarle el respeto, claro, al sagrado chori general.


Un objeto de belleza de Steve Martin
Mondadori
El famosísimo actor estadounidense es también músico, dramaturgo y escritor; en esta, su tercera novela, explora mordaz pero muy seriamente el mundo del "arte" -es decir de las galerías de arte plástico- neoyorquino desde la década del 90. También coleccionista, Martin narra con eficacia contundente y escribe con amor hacia estos objetos de valor espiritual inconmensurable que son depositados "en las casas de los ricos" por millones de dólares; acaso esa tensión entre lo simbólico y lo mercantil sea la fuente de cierta desazón en el tono de esta novela donde la tensión más explícita, sin embargo, es entre el placer estético y el erótico.

León Rozitchner (varios)
Biblioteca Nacional
Con tres libros luminosos empieza la edición de las obras completas de unos de los pensadores argentinos más originales, profundos y bellos del siglo pasado y los primeros años de este, nacido en 1924 y fallecido en septiembre de 2011. Los títulos son: Moral burguesa y revolución, donde analiza un genial programa televisivo que Cuba hizo con invasores de Bahía de los Cochinos para discutir de política; el hoy imprescindible Perón: entre la sangre y el tiempo y un libro de vida entera sobre el maestro de Bolívar, Filosofía y emancipación. Simon Rodríguez, el triunfo de un fracaso ejemplar.

Novelas breves de Juan Carlos Onetti
Eterna Cadencia
En un solo volumen, siete nouvelles del gran maestro uruguayo, uno de los escritores en castellano más unánimemente reconocidos. Con prólogo de Juan José Saer, los textos son "El pozo", "Los adioses", "Para una tumba sin nombre", "La cara de la desgracia", "Jacob y el otro", "Tan triste como el día", "La muerte y la niña". De perfecta medida para lectura vacacional, estas piezas nos introducen en el mundo onettiano del único modo posible (por completo): La tristeza y la desesperación que no alcanzan para dar fin a la vida porque la maquinita perceptiva y enunciativa es de una divina belleza.

Fuente: Agustín J. Valle

Comentarios