Ir al contenido principal

El tejido de un texto: conectores

Los conectores se definen como elementos que sirven para relacionar las ideas de
un texto. Se clasifican de acuerdo a la función lógica que cumplen dentro de una
oración, es decir, considerando el significado que otorgan a la relación.
Las funciones lógicas de los conectores son las siguientes:
1.-   Relación copulativa.
2.-   Relación disyuntiva.
3.-   Relación continuativa.
4.-   Relación adversativa.
5.-   Relación concesiva.
6.-   Relación causal.
7.-   Relación consecutiva.
8.-   Relación final.
9.-   Relación temporal.
10.- Relación comparativa.
11.- Relación condicional.
A continuación veamos cómo se definen y se utilizan los conectores:
1.- Relación Copulativa: los ilativos de este tipo indican unión de elementos
análogos. Los más comunes son: y (e), ni, que.
Ejemplos:
Cantábamos y bailábamos a la vez.
Crear e inventar son sinónimos.
No tenía ganas ni tiempo.
Ven, que te contaré un cuento.
2.- Relación Disyuntiva: los ilativos de este tipo indican diferencia o alternativa.
Los más comunes son: o (u), ya, bien, ya sea, ora
Ejemplos:
Estudias o ves televisión.
Ya nadando, ya corriendo, ya andando en bicicleta, siempre ganaban el triatlón.
Bien vengas, bien no vengas, no me interesa tu compañía.
Ya sea en el mar, ya sea en la cordillera, Argentina tiene hermosos paisajes.
Ora en libros, ora en revistas, hay que leer todo el tiempo.
3.- Relación Continuativa: los ilativos de este tipo indican continuidad en las
ideas. Los más comunes son: además, también, en efecto, o sea, vale decir, es
decir, por ejemplo, más aún, incluso
Ejemplos:
Vinieron mis amigos, además de mis primos.
Las ballenas también son mamíferos.
Tenía que renunciar a su cargo, y, en efecto, lo hizo pocos días después.
Los elefantes son herbívoros, o sea, comen hierbas.
Los conejos son mamíferos, vale decir, animales que se alimentan de leche.
Cantó hasta el amanecer, es decir, toda la noche.
Me gustan las frutas, por ejemplo, las manzanas, los duraznos y las peras.
Juan quería ganar dinero, más aún, ser millonario.
Todos fueron a la fiesta, incluso los que no recibieron invitación.

4.- Relación Adversativa: los ilativos de este tipo indican contrariedad u oposición
en las ideas. Los más comunes son:
4.A) Restrictivas: pero, mas, sin embargo, no obstante, aunque, pese a ello.
Ejemplos:
Era bonita, pero tímida.
Venía a la capital, mas por pocos días.
Se encontraba solo en el mundo, y, sin embargo, amaba la vida.
Saldría a caminar, no obstante la insistente lluvia otoñal.
Era inteligente, aunque flojo.
Ganó el campeonato y, pese a ello, no clasificó para la final nacional

4.B) De exclusión: (no) sino, (no) sino que, sólo.
Ejemplos:
No quiero ir al teatro, sino al cine.
El imperio romano no era un estado totalitario,  sino que pasó por varias etapas
políticas.
No quería comer, sólo dormir.

4.C) De diferenciación: en cambio, mientras que.
Ejemplos:
Tú irás a la playa; en cambio yo iré al campo.
En Buenos Aires nos ahogamos con el smog, mientras que en Córdoba disfrutan con
las brisas marinas
4.D) De oposición total: por el contrario, al contrario, al revés.
Ejemplos:
Tú eres alta, por el contrario, yo soy muy baja.
El hospital no negó la atención a los heridos del choque; al contrario, los atendió
con el máximo cuidado.
Al revés de lo que se cree, las arañas no son insectos, sino que pertenecen a una
categoría especial de seres vivos.

5.- Relación concesiva: los ilativos de este tipo señalan objeción o reparo con
respecto a lo afirmado. Los más comunes son: aunque, por más que, a pesar de
que, no obstante, si bien.
Ejemplos:
Aunque llueva iré al cine.
Por más que trataba de abrir la puerta de su casa, no podía.
Vino al colegio la semana completa, a pesar de que aún estaba convaleciente.
José trajo un montón de amigos para el asado, no obstante le advertimos que
viniera solo.
Si bien llegó, lo hizo tarde.
Relación causal: los ilativos de este tipo indican motivo, causa o razón de lo
expresado. Los más comunes son: porque, ya que, puesto que, dado que, pues.
Ejemplos:

Miguel se comió tres platos de cazuela, porque no desayunó ni almorzó durante el
día.
Viajaría a Chile, ya que lo estaban invitando.
Lo expulsaron del partido, puesto que cometía faltas reiteradas.
En España hay cada vez menos niños, dado que descendió la tasa de natalidad.
Lo sacaron del equipo, pues jugaba mal.

7.- Relación consecutiva: los ilativos de este tipo indican consecuencia o efecto.
Los más comunes son: luego, por ende, en consecuencia, por consiguiente, por lo
tanto, por eso, de aquí que.
Ejemplos:
Pedro tenía un título universitario; luego, era un profesional.
Casi siempre se levantaba tarde; por ende, llegaba atrasado a su trabajo.
Los gatos comen carne; en consecuencia, son carnívoros.
Luis se ganó la lotería; por consiguiente, se hizo rico y querido entre sus amigos.
El camino está interrumpido por los deslizamientos; por lo tanto, no podemos
llegar hasta Tacuarembó.
No estudiaba casi nunca; por eso le fue mal en los exámenes.
Cuando niño, sus padres le regalaban libros; de ahí que le gustara la lectura
8.- Relación final: los ilativos de este tipo indican finalidad u objetivo. Los más
comunes son: para, a fin de (que), con (el) objetivo de, con (el) objeto de, con el
propósito de.
Ejemplos:
Estudiaba continuamente, para triunfar en la vida.
A fin de terminar pronto, se apuraron en completar la tarea.
La Municipalidad trajo veinte camiones con mezcla, con el objetivo de reparar la
calzada destruida por las lluvias.
Viajo por todo el mundo, con el propósito de conocer gente distinta y lugares
exóticos.
9.- Relación temporal: los ilativos de este tipo indican la idea de tiempo. Los más
comunes son: cuando, antes que, no bien, apenas, mientras, en cuanto, tan luego
como.
Ejemplos:
Al parecer, los dinosaurios se extinguieron cuando un meteorito gigante chocó con
la Tierra.
Pásame la panera, antes que se acabe el pan.
No bien Margarita llegó a su casa, comenzó a estudiar.
Te llamo apenas llegue a la oficina.
El chef silbaba mientras cocinaba.
En cuanto supo la noticia, llamó a su casa para averiguar qué pasaba.
Los cocodrilos se arrojaron al río tan luego como vieron sus presas
10.- Relación comparativa: los ilativos de este tipo indican una relación de
igualdad, de superioridad o de inferioridad. Los más comunes son: como, tal ... que,
tal ... como, tanto ... que, tanto(s) ... como, más ... que, menos ... que
Ejemplos:
Cantaba como los dioses.
El estruendo en la fiesta era tal – con la música a todo volumen – que los vecinos
reclamaron.
Increíblemente huyó tal como lo había anunciado: amarrado de pies y manos.
Comió tanto arroz en el campamento de verano que no quiso ni verlo por unos
cuantos meses.
Durante la primera campaña de Lautaro, eran tantos los guerreros mapuches,
como olas en el mar.
Roberto era un poco más alto y fornido que el resto de sus amigos.
Relación condicional: los ilativos de este tipo indican condición, requisito o
necesidad. Los más comunes son: si, en caso de (que), siempre que, a menos que,
a no ser que
Ejemplos:
Si me vienes buscar, voy.
En caso de incendio, rompa el cristal.
Siempre que vengas a Valparaíso, pasa al santuario de Lo Vásquez.
A Felipe no le gustaba la música clásica, a menos que la escuchara en vivo.
Leticia se casaría con el príncipe, a no ser que alguien se opusiera rotundamente


Artículos relacionados
¡Alto! Luz roja para conectores

Comentarios