Ir al contenido principal

El público ya puede acceder al archivo de Tomás Eloy Martínez

Los hijos del autor de La novela de Perón y Santa Evita sistematizaron la vasta producción de ficción y periodismo de su padre, que incluye originales mecanografiados, inéditos, correspondencia y materiales de investigación.

Hubo un momento, un relámpago ciego de la eternidad, en que los Dioses inmortales quisieron morir. Lo sabían todo, pero no sabían morir”. Así comienza la novela El Olimpo, que Tomás Eloy Martínez estaba terminando cuando murió el último día de enero de 2010. Un trabajo inconcluso, que tiene como escenario el centro clandestino llamado como la casa de los dioses griegos, al que le faltaban la corrección y el visto bueno final; así como la novela inédita La mujer de la vida (1987), y un valioso patrimonio sobre peronismo, son sólo una parte del invaluable material que la Fundación Tomás Eloy Martínez (FTEM) presentó ayer al inaugurar su Archivo y ponerlo a disposición de los interesados en la obra de quien es uno de los autores más importantes de América Latina.

El archivo guarda la producción del escritor tanto de ficción como periodística realizada entre 1958 y 2010. Al bucear por estos documentos se encuentran originales mecanografiados de sus primeras novelas y ensayos, poemas inéditos, cuentos, y el material académico que TEM elaboró como director del Programa de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Rutgers, en los Estados Unidos. Pero también documentos como el certificado de embarque del cuerpo embalsamado de Eva Perón bajo el nombre de María Magis de Magistris, parte de sus minuciosas investigaciones encaradas para la escritura de Santa Evita.

"Sobre peronismo, lo más impactante y valioso es la documentación de las negociaciones entre Perón y Lanusse para el regreso de Perón. Y todo lo investigado sobre el cadáver de Evita. Por ejemplo, está el acta que labran en el momento en que le dan el cadáver firmada por López Rega, Isabelita… También tenemos el acta de casamiento de los padres de Perón, las fotos de su infancia, todo lo que fue atesorando mientras investigaba para la escritura de La novela de Perón y Santa Evita", relata Ezequiel Martínez, hijo del escritor y albacea de la obra. También es el presidente de la Fundación de la que participan sus seis hermanos, los hijos de Tomás.

"El periodismo es, ante todo, un acto de servicio. El periodismo es ponerse en el lugar del otro, comprender lo otro. Y, a veces, ser otro", había dicho Tomás E. Martínez sobre la profesión que lo llevó a escribir y a tener que exiliarse. Fue en 1975 cuando Jacobo Timerman, el director del diario La Opinión, tras enterarse que Eloy Martínez había sido amenazado de muerte por la Triple A, lo saca del país en 24 horas con la excusa de ir a cubrir a Francia el Festival de Cannes. Martínez había publicado La pasión según Trelew (1974). De esta obra, el archivo de la FTEM no conserva el manuscrito original que data de 1973. Guarda sí, en papel, una versión resumida y mecanografiada en máquina de escribir eléctrica, que se ubica entre la edición original y la segunda edición, corregida y aumentada, de 1997. En formato digital, el archivo tiene la primera edición, que Martínez colocó en la misma carpeta en la que trabajó sus artículos periodísticos sobre la Masacre de Trelew y en los prólogos a las ediciones de 1997 y 2009. Su hijo Ezequiel recuerda en lo personal cómo vivió el momento del exilio. "Yo tenía diez años. Estaba acostumbrado a que papá viajara por trabajo. Lo que no sabíamos es que no iba a poder volver. Me acuerdo del primer cumpleaños que pasé en su ausencia. Él me llamó y me dijo que no iba a poder venir. Y me mandó a través de alguien una lapicera de regalo", recuerda.

"Guardamos artículos de Tomàs Eloy Martìnez desde 1958 hasta 2010, crónicas, ensayos, columnas. Es un devenir que da cuenta de todas sus etapas como escritor y muestra claramente cómo va creciendo como reportero. Es para cualquier periodista muy inspirador, pero también para cualquiera que aprecie el oficio”, dice Ana Prieto, licenciada en comunicación y responsable de la catalogación del patrimonio documental del escritor.

Y surgen preguntas al revisar los papeles. ¿Por qué nunca publicó la novela para la que la Fundación Guggenheim lo becó en 1987 y que tituló La mujer de la vida? Tiene el tan vigente tema de la trata como núcleo principal, ya que relata la historia de una muchacha traída desde Polonia a la Argentina por una red. De esto el archivo conserva dos elaboraciones y dos carpetas con material de investigación, puestos a disposición para consulta de esta que terminó siendo parte de los capítulos 3 y 4 de la novela El cantor de tango, publicada en 2004. 

"Él conservó esa novela porque, decía, quería tener presente el testimonio de su fracaso, decía que era una novela ‘que le nació muerta’. No quedó convencido de cómo le quedó. Decía que no tenía respiración, no latía. No la sintió. Leyendo sus archivos, las veces que se le preguntó por esta novela que para él era tan mala decía que ojalá a nadie se le ocurra publicarla. Cuando el autor en vida fue tan claro no caben dudas de que no vamos a publicarla. Pero sí se puede consultar en el archivo", explica el presidente de la FTEM. 

El contenido está organizado en series: Poesía (1951 a 1960), Cuento (1961 a 2006), Guión (1960-1990), Novela (1969 a 1990), Novela (1969 a 2010). 

De sus obras más conocidas, como La novela de Perón (1985), se conservan tres versiones. La correspondiente al semanario El periodista de Buenos Aires publicada en 1984 y una protonovela escrita en 67 hojas de pequeño formato. Asimismo la versión final que corresponde al manuscrito de la novela. También cuenta con manuscritos previos a la escritura y material de investigación. Entre ellos todas las entrevistas que Martínez realizó o encargó realizar para confirmar lo que Juan Domingo Perón le relatara acerca de su vida. Todas esas entrevistas fueron a dar a Las vidas del general, que en el archivo se encuentran en la serie Ensayo.

El archivo sólo puede revisarse en la sede de la Fundación, en Carlos Calvo 4319 de la Ciudad de Buenos Aires. El envío de copias digitalizadas de determinados documentos será posible tras un proceso de evaluación de la solicitud. La página es .

La organización del material se concretó a través de un subsidio de la Convocatoria Abierta y Permanente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID); a través de un convenio de colaboración con la Universidad de La Plata se contó además con la colaboración de Florencia Buret y Lucía Capalbi, licenciadas en Letras, y de la doctora Vanesa Pafundo, de la UBA.

Fuente: Fundación Tomás Eloy Martínez, Tiempo Argentino

Comentarios