Ir al contenido principal

LLegó aquarius...satélite argentino


LOMPOC, EEUU.- El titular de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), Conrado Varotto, aseguró que la misión satelital SAC-D Aquarius, conjunta entre Argentina y Estados Unidos, que será lanzada hoy desde la base militar en California, demuestra que el país tiene socios "de máximo nivel" en el ámbito espacial. 
La NASA, principal agencia espacial del mundo, eligió a la Argentina como socio y comparte una de las más importantes misiones satelitales que tiene, en función del alto nivel de conocimiento de los profesionales con los que cuenta el país en este campo", afirmó el científicoa pocas horas del lanzamiento. 

La CONAE le encargó el satélite SAC-D a la empresa estatal rionegrina Invap, que lo diseñó y construyó íntegramente en Bariloche, a donde también integró el instrumento Aquarius de la NASA -de un costo de 200 millones de dólares- y otros ocho instrumentos de entidades argentinas y de Francia, Canadá e Italia. 
La misión despegará hoy a bordo del cohete Delta II desde la base Vandemberg, de Lompoc, California, en un lanzamiento previsto para las 11,20 de Argentina (7,20 hora local). 
Una vez en órbita, alrededor de las 18.00, el SAC-D Aquarius pasará al mando de la CONAE, que desde su base Teófilo Tabanera, de Córdoba, se encargará de su manejo y administración de la información que envíe durante su vida útil, estimada de tres a cinco años. El satélite tiene como objetivo principal medir la salinidad de la superficie de los océanos, para utilizar los datos en el estudio del cambio climático global. 
Varotto rememoró que el acuerdo con la NASA se remonta a unos diez años atrás, cuando Estados Unidos comenzó a desarrollar planes para estudiar la Tierra y medir parámetros, coincidentes con los propósitos argentinos". 
"Así surgió la sociedad entre la NASA y CONAE, que luego avanzó en el proyecto de medir la salinidad del mar. A la vez Argentina tenía el objetivo de estudiar temas propios, como la humedad del suelo en el continente, además de variables climáticas relacionadas con la expansión de enfermedades como el dengue o la malaria", agregó el directivo. 
Estos son algunos de los aspectos que componen la misión SAC-D Aquarius, de gran trascendencia internacional, por lo que Varotto consideró que "además del desarrollo tecnológico, esto implica una sociedad que funciona como herramienta de política internacional”. 
"Argentina utiliza la actividad espacial como herramienta de política exterior, en particular de integración. Al igual que ocurre con todo el resto de los países de la región”, señaló. 
Sostuvo que el Plan Espacial Nacional “está sentado en lo que se llama observación de la Tierra, ir para arriba y mirar para abajo con un objetivo socioeconómico del país, pensado como un proyecto de inversión”. 
"La idea es que los recursos que la Argentina invierte deben retornar a la comunidad con servicios de tal magnitud, que impliquen un retorno que supere con creces el esfuerzo que puso en juego”, agregó. 
El país “privilegia el manejo del conocimiento por sobre el resto de las cuestiones”, destacó y precisó que los instrumentos nacionales que lleva el SAC-D fueron desarrollados por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Además de la construcción del satélite y la integración de los instrumentos, el país aportó los paneles solares desarrollados por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), y asume el manejo del satélite desde Córdoba 
A su vez EEUU participa con el instrumento Aquarius y se hace cargo completamente del lanzamiento. De los ocho instrumentos del SAC-D Aquarius, cinco están bajo la responsabilidad de CONAE. Constribuyeron en el proyecto además las agencias espaciales Brasil, Canadá, Francia e Italia que aportaron instrumentos, además de 17 instituciones argentinas.


Fuente: El siglo

Comentarios