Ir al contenido principal

Una deliciosa y mágica rareza de Dickens

Reino de Cordelia celebra los 200 años del nacimiento del autor británico reeditando el cuento La raspa mágica  ilustrado por Bedford

Uno piensa en Charles Dickens (Portsmouth,, 1812-Gadshill), 1890 y le vienen a la cabeza los grandes clásicos de larga extensión: David Copperfield, Oliver Twist o Historia de dos ciudades. Pero el novelista más emblemático de la época victoriana, es también autor de pequeños relatos como este La raspa mágica del que hoy hablamos. La pequeña editorial Reino de Cordelia celebra los 200 años del nacimiento de Dickens -festejados en todo el mundo con actos y reediciones- con la publicación de este singular cuento traducido por Susana Carral y con todas las ilustraciones originales de la edición original dibujadas por F. D. Bedford. El poeta, filólogo y traductor Luis Alberto de Cuenca, poseedor de una edición antigua de La raspa mágica comprada en Londres, es autor del prólogo.


Se publicó por primera vez en 1868, como segunda parte de las cuatro que conforman Novela de vacaciones en la revista estadounidense Our Young Folks y ese mismo año en su propia revista All Year Arround. Cobró 1.000 libras, una cifra desorbitada para la época pero que se explica porque para entonces era ya una figura reconocida que recorrió Estados Unidos como conferenciante. Lo que no se sabe es cuánto cobró Bedford, que ha pasado a la historia de la ilustración como el autor de las imágenes de Peter Pan y Wendy (1911) y doce años más tarde Cuento de navidad, del propio Dickens. Este años se han publicado dos volúmenes de cuentos de los colaboradores de All Year Arround, incluido él mismo (Una casa en alquiler y La señora Lirriper, en Alba) y Escenas de la vida de Londres (Abada editores) con las legendarias ilustraciones de George Cruikshank.

Raspa2     "Relato salido de la pluma de la señorita Alice Rainbird de siete años", reza el subtítulo de La raspa mágica. Alice supuestamente ha escrito el cuento y es, así mismo, su protagonista. Es la mayor de 19 hermanos, hijos de un rey -"el más viril de los hombres"- y una reina "la más hermosa de las mujeres". Pero, lejos de vivir en un palacio, el monarca es un médico funcionario al que la arruinada administración se demora en pagar. Un día en la pescadería se le acerca el hada Marina para decirle: "Cuando la hermosa princesa Alicia acepte compartir el salmón, como creo que hará, verá como deja una raspa en el plato. Dígale que la seque, la frote y la bruñe hasta que brille como la madreperla, y que la cuide, porque es un regalo que le hago yo".

La factura del libro hace pensar que ns encontramos ante un texto para niños exquisitamente ilustrado, pero su párrafo final que recuerda al de Blancanieves -en ese la madrastra es carbonizada al calzarse unos zuecos incandescentes- por su crudeza. Dickens dice así:

 Ya sólo falta, concluyó la hada Marina, acabar con la raspa mágica. 
Se la sacó a la princesa Alicia de la mano y, al instante, se fue volando para colarse en  la garganta del horrible doguillo de la casa de al lado -que siempre quería morder a alguien-, y ahogar, hasta que murió en medio de fuertes convulsiones.

Fuente: Elisa Silió

Comentarios