Ir al contenido principal

El boom editorial de Clarice Lispector


Clarice Lispector
La obra de la escritora, dramaturga y periodista brasileña Clarice Lispector conoce en estos días una cantidad de ediciones inéditas y de reediciones que la sitúan a la vanguardia de la literatura en portugués, desde sus primeros artículos a las obras experimentales cercanas a su final.
Su caso es atípico: no es sencillo deducir de esa escritura una voz femenina que no se confunda con una mímesis masculina. En esa dificultad se cifra una posición que no se deja regular por las taxonomías al uso. Sin embargo, ¿quién dudaría que escribe una mujer?

Lispector nació en Ucrania en 1920; a los 2 años, su familia se instala en Brasil, donde falleció en 1977 víctima de un cáncer. Su primera novela, escrita a los 24 años, Cerca del corazón salvaje (1944) la hizo merecedora del premio Graça Aranha. Después de publicar La manzana en la oscuridad (1961), la crítica literaria brasileña la situó, junto con João Guimarães Rosa, en el centro de la ficción de vanguardia.
En su obra —donde aparece un uso intenso de la metáfora y atmósferas íntimas— se destaca Cerca del corazón salvaje, La hora de la estrella, Correo femenino, Aprendiendo a vivir y Para no olvidar.

Además, La pasión según G.H., La manzana en la oscuridad, Aprendizaje o El Libro de los Placeres, Felicidad clandestina, El vía crucis del cuerpo, Revelación de un mundo, La araña y Donde se enseñará a ser feliz.

La escritora —en el mundo de habla hispana— está siendo publicada por distintas casas editoriales: Corregidor, El Cuenco de Plata, Adriana Hidalgo Editora y Random House Mondadori (en la Argentina); por Siruela, El Aleph y Grijalbo (de España), y Monte Avila (de Venezuela).

La novedad es que la distribuidora argentina Grupal, en coedición con Siruela, está empezando a hacer los libros de Lispector en la Argentina. En diálogo con la agencia Télam, Silvina Fernández, gerente editorial de la distribuidora, confirmó que “empezamos a producir sus libros en la Argentina. Los precios son relativamente accesibles. Y el catálogo es importante”.

Por cierto, las coediciones de Grupal con Siruela “conocen cierto auge, porque los libros de Lispector —hasta hace muy poco— eran prácticamente inhallables. Pero la cuestión no se agota en su obra”.

La empresaria no ignora que esos libros “no son de tiradas enormes, pero Lispector es una escritora clave, y no tener acceso a sus textos sería imperdonable. Sería imperdonable perder el contacto con los lectores.

Grupal-Siruela acaba de lanzar al mercado los Cuentos reunidos y Donde se enseñará a ser feliz y otros escritos, que incluye una entrevista que la brasileña dio a un diario y una obra de teatro, La pecadora quemada y los ángeles armoniosos, además de una serie de crónicas periodísticas inéditas.

La entrevista es de 1976, diez años después del accidente que casi le cuesta la vida (y le arruinó una mano) al punto de pensar, según sus dichos, en el suicidio; la depresión la volteó repetidas veces pero no le impidió escribir una de las cumbres de su obra: Agua viva, un monólogo, crónica y autobiografía de construcción tan artesanal como precisa.

“En la Argentina se han publicado muchas cosas mías y yo me quedé pasmada cuando llegué, no sabía que me conocían. Dieron un cóctel, 30 periodistas, hablé por la radio, medio teledirigida, porque era todo tan extraño, que actuaba casi sin saber. Ni noté que estaba hablando por la radio. Yo que sé. Una mujer me besó la mano”. Esa mano de Clarice Lispector.

Fuente: Zona literatura

Comentarios