Ir al contenido principal

Desde mi país... buena música





La multipremiada actriz y cineasta francesa Agnes Jaoui, reconocida en la Argentina por su película El gusto de los otros (2000), presentó ayer en La trastienda su segundo álbum Dans Mon Pays (desde mi país). Con su primer álbum, Canta (2006) Agnès Jaoui había trazado el límite de un territorio íntimo, en el cual expresaba libremente su viejo amor por la música cubana, portuguesa, brasileña, argentina o andaluza. Es verdad que no desvelaba, nada más que en parte, el gran mapa de lo tierno de esta melómana curiosa y vagabunda, que desde su infancia extendió su campo de escucha mucho más allá de la esfera latina – del arte lírico de la canción francesa y de las tradiciones orientales. Agnès Jaoui se sentía más cómoda en sus melodías sentimentales nacidas bajo el sol de un Sur sin fronteras. Y ahí es donde se sitúa el álbum Dans mon pays.

La mayoría de los cómplices ya presentes en Canta aparecen en los créditos de Dans mon pays: el violoncelista Vincent Segal, de nuevo al mando de la dirección artística, el guitarrista y treserista cubano Roberto González Hurtado, que también interpreta una balada de su difunto compatriota Polo Montáñez (Amor y distancia), el contrabajista Eric Chalan y el percusionista Maurice Manancourt. Hay que añadir a este grupo al compositor, mezclador y multi-instrumentalista argentino Fernando Fiszbein. Acostumbrados a las esferas sabias de la música contemporánea, concreta y conocedores de las expresiones populares, su sensibilidad panorámica y lúcida no podía hacer más que coincidir con el carácter de Agnès Jaoui, quien en este disco afirma su deseo de unir unos universos vecinos – el sonido con el flamenco, la bossa nova con el fado, la salsa con la samba, etc. – que la intransigencia lógica de los puristas hubiese separado.




Comentarios